Las obras para hacer una Gran Vía más peatonal arrancan este viernes

COMPARTIR

20MINUTOS.ES

  • El vehículo privado contará con cuatro carriles, dos por sentido, introduciendo en ellos la movilidad ciclista. 
  • Las obras costarán 5,7 millones de euros y estarán terminadas antes de las próximas Navidades
  • La Gran Vía inicia su metamorfosis.

Gran Vía

Arranca la transformación de la Gran Vía madrileña en una arteria con más espacio para el peatón y menos para el vehículos privado. Los primeros trabajos técnicos, como las mediciones, empezarán este viernes, aunque no será hasta la próxima semana cuando los operarios empiecen con las actuaciones de envergadura, explican desde el Área de Desarrollo Urbano Sostiene.

Las obras se acometerán por tramos, costarán 5,7 millones de euros y estarán terminadas antes de las próximas Navidades. Así, los trabajos comenzarán por los extremos —Plaza de España y Cibeles— y se dividirán en tres tramos: Alcalá-Red de San Luis, Red de San Luis-Callao y Callao-Plaza de España.

El proyecto que arranca ahora supone una ampliación de las aceras de entre 2,6 y 3,4 metros, dependiendo del tramo, lo que da una media aproximada de ampliación de aceras de 3 metros. La superficie de espacio peatonal ganado será de 6.800 metros cuadrados, es decir, incrementa el espacio peatonal en un 31,24%. La superficie peatonal total después de la ampliación será de 28.571 metros.

Esta actuación supondrá que el vehículo privado contará con cuatro carriles, dos por sentido, introduciendo en ellos la movilidad ciclista, razón por la que el Ayuntamimento “no habla de peatonalización sino de ampliación de aceras y reducción de carriles“.

En concreto, en el tramo de la Gran Vía entre la plaza de Cibeles y la de Callao, la bicicleta convivirá con el resto de los vehículos en dos ciclocarriles 30 (uno para cada sentido), quedando los otros dos carriles para autobuses y taxis.

Sin embargo, en el tramo entre la plaza de España y la de Callao, los ciclistas contarán, en sentido subida, con un carril bici independiente del resto de los vehículos, dada la pendiente de la calle. De este modo queda este tramo con cinco carriles ya que en sentido bajada hacia plaza de España, las bicicletas compartirán calzada con otros vehículos.

Sin plataforma única

El Ayuntamiento de Madrid informó esta semana que la Gran Vía no contará finalmente con plataforma única (aceras y calzadas al mismo nivel) después de las reuniones mantenidas entre el área y distintos colectivos, que indicaron que este tipo de plataforma complicaba la movilidad a las personas invidentes.

Sí contará con tres fuentes de agua potable con criterios de accesibilidad y áreas verdes con la plantación de 248 árboles y espacios ajardinados. Además, se renovará el mobiliario urbano y habrá seis nuevos pasos de peatones.

De este modo, la Gran Vía se prepara para la gran transformación que vivirá el distrito Centro este verano, cuando se ponga en marcha la gran área de prioridad residencial (APR) que impedirá circular a los no residentes por todo el distrito, incluida la Gran Vía.

De este modo, la Gran Vía se prepara para la gran transformación que vivirá el distrito Centro este verano, cuando se ponga en marcha la gran área de prioridad residencial (APR) que impedirá circular a los no residentes por todo el distrito, incluida la Gran Vía.

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3269439/0/obras-ampliacion-aceras-gran-via-marzo/#xtor=AD-15&xts=467263