Cercanías de Madrid: lo que ocurre cuando los trenes duermen

COMPARTIR

FCO. PELAYO

  • 20minutos presencia un trabajo de mantenimiento de vía en la estación de Atocha. 
  • Unas 450 personas se dedican a diario a estas actuaciones de prevención nocturnas. 

Trabajos de mantenimiento ferroviarios

Son las doce y media de la noche. En la estación de Atocha la jornada se aboca a su fin. Los últimos viajeros del servicio de Cercanías llegan in extremis a su destino. Es la madrugada del viernes al sábado y la estación se encuentra ya casi vacía. Apenas queda el personal de seguridad y los servicios de limpieza, que se afanan en dejar todo en buenas condiciones. La estación abrirá de nuevo en pocas horas. 

Sin embargo, la actividad no cesa pese a que los trenes ya no circulan. Hoy toca cambiar el cruzamiento del desvío número 18, que corresponde a la línea C-5 (Atocha-Móstoles/Humanes). Se trata de la parte más compleja de la vía. Es donde se hace efectivo el cambio de dirección de los trenes. “Vamo a sustituir un elemento que está llegando al final de su vida útil por uno nuevo. La finalidad de esta actuación es anticiparnos a posibles averías. Es lo que se llama mantenimiento preventivo”, explica Pedro Soto, gerente de área e infraestructuras de Adif de la zona centro.

20minutos presencia cómo un grupo de unas 14 personas realizan los trabajos. Todo está medido y calculado al milímitro para que no haya fallo. Desde el encargado de cortar el trozo de carril hasta el soldador saben perfectamente lo que tienen que hacer. Y lo ejecutan en menos de cuatro horas, de 00.00 a 04.00 horas, el tiempo establecido diariamente para las labores de mantenimiento de las infraestructuras ferroviarias. En la red regional, que cuenta con más de 360 kilómetros, alrededor de 450 personas se dedican a diario a estas actuaciones de prevención nocturnas. 

“La avería más frecuente en una vía es una rotura de carril”, asegura Soto, que precisa que anualmente solemos cambiar “entre 20 y 30 kilómetros”. Para evaluar cuáles son los puntos en los que hay actuar, Adif realiza una programación anual en base a las inspecciones que realizan. “Contamos con un tren auscultador de vía que examina y nos permite saber qué actuaciones son más necesarias”, detalla Abel Rajo, jefe de área de mantenimiento de la zona sur de Madrid. 

En general, coinciden estos expertos en mantenimiento, las vías de la red de la Comunidad de Madrid se encuentran en un buen estado. “En los controles que pasan obtienen una buena valoración”, sostienen, aunque no existe un periodo de tiempo fijado que determine las sustituciones: “Un carril puede durar cinco o veinte años. Dependerá de un cúmulo de circunstancias, como la circulación que tenga, los cambios bruscos de temperatura…”. El administrador ferroviario, que depende del Ministerio de Fomento, dedicó al mantenimiento de la red el año pasado 21 millones de euros. Para este año el presupuesto ha aumentado hasta los 24 millones. 

Más de 1.300 trenes diarios

Son tiempos difíciles para el servicio de Cercanías de Madrid. Su eficacia ha sido duramente cuestionada en el último año. Las frecuentes incidencias han provocado numerosos retrasos a los viajeros. La red madrileña registró el año pasado un total de 4.224 incidencias, que afectaron a 3.925.926 trayectos con un tiempo de retraso de 141.699 minutos, según un informe de CC OO.

Entendemos que los ciudadanos se quejen por las molestias”, señala Rajo. “El servicio de Cercanías de Madrid tiene mucha circulación y por tanto hay más posibilidades de que haya una avería”, añade Soto. “Una incidencia en la infraestructura afecta siempre a más trenes que si el fallo se produce en el material rodante”, concluye. Según datos que aporta Adif, el 80% de las averías en el servicio madrileño de Cercanías son por causa de la infraestructura y los trenes. El año pasado, la red regional transportó 214,6 millones de viajeros (849.000 al día), con una media de más de 1.300 trenes diarios y un índice de puntualidad del 96%. 

Plan global de mejora

El Ministerio de Fomento tiene previsto presentar este mes de marzo un plan global de mejora para la red de Cercanías de Madrid 2018-2025 que contempla, entre otras medidas, obras en la accesibilidad de estaciones, mejoras en la frecuencia en las líneas C5 y entre Coslada y Madrid, o la renovación del 60 % de los trenes, con 160 nuevas unidades.