Ana Julia dijo a su familia que habían raptado a Gabriel

COMPARTIR

La familia de la autora confesa de la muerte de Gabriel pide que pague por lo que ha hecho. Tres horas antes de que la detenida se derrumbase ante la Guardia Civil, este periódico habló con Johanny Quezada Polanco, sobrina de Ana Julia Quezada. Tanto ella como el resto de familiares no entienden cómo pudo hacer algo así. «Cuando llamé a mi tía ella me dijo que Gabriel era un niño muy bueno, que lo quería mucho, pero mira tú qué querer es ése…». «La última vez que hablé con mi tía fue el pasado martes. Ángel (el padre de Gabriel) mandó un WhatsApp a mi familia diciendo que su hijo había desaparecido y cuando mi madre me llamó me dijo “llama a Julia y pregúntale qué es lo que pasó con el niño”. El martes lo hice, le pregunté qué estaba pasando con el nene. Me respondió: ‘‘Ay que al niño lo han raptado, lo han robado, quién sabe dónde está’’. Me mintió, nos mintió también a nosotros, a su familia». «No sé qué le diría. En este momento la odio por todo el mal que ha hecho y nos ha hecho a su familia. Le preguntaría ¿por qué le hizo eso a Gabriel?, ¿por qué motivo?, ¿por qué le hizo esa monstruosidad a ese niño?».

Tras asegurar que su tía siempre fue cariñosa con ella, Johanny explica que «hasta donde yo la he conocido era una persona buena, al menos hasta ese día». «No sé qué le pasó por la mente, o se volvió loca o algo, no lo entiendo. Yo creo que fue un ataque de rabia, pero quién sabe… Se ha tenido que volver loca porque para hacer una atrocidad así tienes que estar mala de mente», explica su sobrina, que incide en que «Julia nunca ha sido tratada de ninguna enfermedad psiquiátrica».

En cuanto a la relación que mantenía con Ángel, su familia dice que buena: «Ella siempre hablaba bien de él. Estaban muy enamorados, pero uno nunca sabe lo que pasa por la mente a una persona. También me dijo que la relación con Gabriel era buena… Ella puede demostrar todo el cariño que quiera, mira cómo ayudaba en la búsqueda con esa frialdad… yo no podría hacer algo así». A quien no le mencionó «nunca» fue a la madre de Gabriel.

Le preguntamos por el accidente de la hija mayor de Ana Julia. «Creía que era verdad que se había caído por la ventana, pero en este momento no me creo nada de lo que ella nos ha dicho en el pasado ni lo que nos pueda decir en el presente». «Estamos hundidos, nos ofenden, nos amenazan de muerte a mí, a la hija de Julia. No tengo nada que ver con eso, sólo soy una sobrina. Nuestra familia nunca ha hecho nada malo, otra cosa es ella. La madre de Ana Julia está destrozada. Dice que, si lo hizo tiene que pagar» por ello. Horas después, lo reconoció.