Lío con la reventa: ¿se puede prohibir?

COMPARTIR

La industria de la música en directo creció el año pasado un 20,6 por ciento impulsada por la bajada del IVA cultural, según hizo público en su anuario la Asociación de Promotores Musicales (APM) que engloba al 80 por ciento del sector y que alcanzó los 269 millones de facturación. Sin embargo, hay un lunar al buen rendimiento del sector: la especulación por la reventa de entradas a espectáculos hieren de éxito al sector. «El objetivo es que se desarrolle de forma sostenible, y ése ha sido uno de los temas en los que hemos estado trabajando», dijo Albert Salmerón, presidente de la asociación.

Regulación hasta dónde

En la APM hacen de grupo de presión parlamentario, como reconoció Salmerón, manteniendo reuniones con los grupos y con el Ministerio de Cultura en cuestiones como la bajada del IVA, que perjudicaba a todo el sector. La asociación reclamó públicamente en varias ocasiones la corrección de ese impuesto, hasta que finalmente el Gobierno accedió en junio de 2017. Sin embargo, frente al problema de la reventa de entradas, la APM ha mantenido un perfil más discreto, especialmente porque alguno de sus socios tiene intereses en el sector de la reventa. A pesar de que consideran que el tema es «transversal» y no tiene color político, la APM no ha emitido un comunicado fijando su posición oficial al respecto (sí que lo han hecho para opinar sobre la Sgae, por ejemplo) y ayer Salmerón fue más bien parco a la hora de expresarla. Hubo que leerla entre líneas, cuando fue preguntado acerca de si defienden la prohibición de la reventa o su regulación, cuando señaló que optan «porque se regule y tenemos que ver hasta dónde llega esta regulación». Y añadió: «Que se proteja al usuario, al artista y al promotor. Y que éstos tengan la potestad de prohibir la reventa». Esa última posibilidad no la contempló el ministro de Educación Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, la pasada semana en el Congreso: «No se puede prohibir la reventa online porque sería como ponerle puertas al campo, pero sí es necesario regularla», dijo en la Cámara Baja.

Preguntado por la propuesta del PSOE de que las entradas sean nominativas, vinculadas al DNI del comprador, Salmerón la consideró una medida insuficiente. «Guarda cierta complejidad y no soluciona el problema», dijo. Así, recordó que el sector está en un proceso de consulta pública «que va a ser largo» y en el que están involucrados las fuerzas parlamentarias y distintos departamentos ministeriales del Gobierno para abordar el asunto por la regulación de consumo. «Nosotros informamos de nuestra experiencia», dijo. «Pero estaría bien que se aplicase el Código Penal, que permite actuar en casos como estamos viendo de fraude. Se venden entradas que no existen o tickets duplicados. Eso es fraude».