¿Puede la mafia ser una marca?

COMPARTIR

La respuesta de los tribunales europeos ha sido rotunda: las actividades de la mafia vulneran los valores comunitarios, en particular la dignidad humana y la libertad, por lo que no puede ser registrada en la Oficina de Propiedad intelectual de la Unión Europea (EUIPO). La respuesta ha venido motivada por un litigio entre la cadena de restauración española «La mafia se sienta a la mesa» –que quiso registrar en 2006 la marca– e Italia, que pidió en 2015 su nulidad al considerarla contraria al orden público y a las buenas costumbres. La EUIPO le dio la razón y la empresa decidió llevar el caso al Tribunal General de la Unión Europea (TGUE).

Ayer, finalmente el caso quedó resulto y «La Mafia se sienta a la Mesa» no podrá ser una marca a nivel comunitario por dictamen del TGUE. Considera que el nombre «la mafia» remite a una asociación criminal que recurre al asesinato, la intimidación, la violencia , etc, «actividades que vulneran los propios valores en los que está fundada la Unión». Además, añade, la mafia «representa una seria amenaza para la seguridad en el conjunto de la Unión» y que esta marca de restaurantes banaliza sus crímenes y puede «ofender a las víctimas» y a cualquier ciudadano con cierta «sensibilidad». Aunque la empresa alegó que no pretendía ofender a nadie sino evocar las películas de «El Padrino», el TGUE decidió declarar su nulidad a nivel comunitario, pero en España podrá ser utilizada.

Para José Luis Casajuana Espinosa, socio director JL Casajuana Abogados, la sentencia incurre en varias contradicciones. «La primera, que la EUIPO anteriormente ha concedido marcas con la palabra “mafia”; la segunda, que en Italia hay marcas también con esta palabra; y la tercera, que la justicia italiana se ha opuesto a la marca a nivel comunitario, pero no ha pedido su nulidad en España».

Respecto a la decisión del TGUE conocida ayer, considera que «si realmente nombrar la mafia es tan lesivo para la sensibilidad italiana llevaría razón el TGUE, pero dudo que se tenga esa percepción cuando hay marcas en el país que incluyen esta palabra. Si fuese una marca realmente ofensiva, como en España pudiera ser una que incluya la palabra ETA , estaría conforme con esa sentencia»

Esta no es la primera marca declarada nula por los tribunales europeos. Ocurrió con el orujo asturiano «Que buenu ye hijoputa», con los licores alemanes «Ficken Liquors» –en español «licores folladores»– por ser ambas marcas contrarias a las buenas costumbres del reglamento comunitario. Y también la marca inglesa «PAKI Logistic», al considerarla especialmente ofensiva y racista al emplear el término «paki» de forma denigrante para referirse a un ciudadano de origen paquistaní.