Por mucho que corras sabemos dónde estás

COMPARTIR

Una década atrás, lo único que había que ajustarse antes de salir a correr eran los cordones del calzado deportivo. Hoy las cosas han cambiado mucho: trackers, GPS, pulseras inteligentes, medidores de oxígeno, glucosa, lactosa…en la muñeca se puede llevar casi un laboratorio y también una red social. Y si no que se los cuenten a los más de 4.000 participantes que hoy estarán en la salida del Movistar Medio Maratón de Madrid y llevarán en sus muñecas un watch tracker (un reloj rastreador, básicamente) que permitirá seguirles el paso.

«Entre los casi 25.000 participantes –nos explica Vicente Muñoz, de Telefónica IoT, responsable de esta tecnología– se realizó un sorteo para determinar quienes llevarían el tracker. Éste nos permite ubicar su posición en tiempo real y enviarles mensajes personalizados. Los datos nos llegarán cada 5 segundos durante una media de 1h 45’. Es decir: 126 millones de posiciones. A esto hay que sumarle el resto de los corredores a los que se controlará en la salida y el paso por los km 5, 10, 15 y en la meta, mediante antenas RFID».

El dispositivo que llevarán tiene varias ventajas: una batería que dura entre 5 y 7 días, es resistente al agua, ligero, lleva un botón de pánico (permite enviar un aviso en caso de emergencia), funciona sin necesidad de llevar el móvil, su acelerómetro detecta si se ha producido una caída (y envía un mensaje) y cuenta con localización en zonas bajo techo optimizada con WiFi tracking y Bluetooth.

Para el evento, Movistar ha creado una app específica y gratuita que permite que los familiares de los corredores, puedan seguirlos en todo momento y enviarles mensajes de ánimo.

«Para ello – añade Muñoz – los corredores deberán ceder la información si quieren que los sigan sus familiares y haya mensajes personalizados. Habrá pantallas LED en diferentes puntos y justo cuando el deportista pase por allí, recibirá un mensaje con su número de dorsal, no con su nombre».

Quienes no lleven el tracker pueden utilizar su smartphone y la aplicación para mantener informado a sus familiares…y a las redes sociales. La app incluye las mismas prestaciones que el tracker watch, de forma que todos los corredores que lo deseen podrán disfrutar de la experiencia de correr conectados. La diferencia es que el localizador es mucho más cómodo y ligero.

La privacidad ha sido uno de los puntos más observados a este respecto. Por ejemplo, no existe la posibilidad de compartir los datos de posición en redes sociales con el tracker, los responsables descartaron esa posibilidad. Únicamente se pueden compartir selfies hechos desde la app. «Los únicos datos visibles del corredor serán el nombre y los apellidos –aclara Muñoz en conversación telefónica–.

Pero el participante acepta que estos datos sean publicados al apuntarse a la carrera y para retransmitir su posición, el corredor debe aceptarlo expresamente. En cualquier caso, la aplicación solo muestra y transmite la posición durante el evento». La carrera también utilizará sistemas de reconocimiento facial: al retirar el dorsal, los participantes se harán una foto y ambos datos quedarán vinculados. De este modo, si no se ve correctamente el dorsal en una imagen, pero sí el rostro, el sistema reconocerá al deportista igualmente.

Si bien se trata de una tecnología muy interesante, quedaría en una simple anécdota vinculada al medio maratón de Madrid si no fuera porque ya se está hablando de nuevos usos.

El tracker lleva incluida una tarjeta SIM (3G por ahora), lo que permite que esté siempre conectado y envíe mensajes de emergencia, una capacidad muy importante en diferentes entornos. «Una vez finalizada la carrera, el tracker watch sigue siendo útil para la localización de menores o ancianos o para realizar con seguridad travesías de montaña – concluye Muñoz –. Hemos recibido correos de asociaciones, por ejemplo de pacientes con cáncer, que quieren utilizar el tracker más allá de la carrera. Queremos analizar qué uso diferente al que nosotros concebimos le pueden dar y aprender de esta experiencia».

Al estar conectado a la red y aunque no se pueda llamar por teléfono, el tracker sí puede saber su ubicación, lo que lo convierte también en un buen recurso para localizar maletas o señalar la posición de una mascota perdida en cualquier lugar de Europa, gracias a la desaparición del roaming en la Unión Europea.