Condenada la directora de una residencia que se compró un Jaguar con el dinero de un anciano

COMPARTIR

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a tres años de prisión impuesta por la Audiencia Provincial de Alicante en diciembre de 2016 a una mujer que aprovechó su cargo como directora de una residencia geriátrica para quedarse con el dinero obtenido de la venta de parcelas de uno de los residentes, parte del cuál utilizó para comprar un vehículo de la marca Jaguar. Informa Ep.

La Sala de lo Penal del alto tribunal ha ratificado la sentencia de la Audiencia de Alicante, que condenó a María Ignacia I.B. a tres años de prisión por un delito continuado de apropiación indebida, al considerar que ha quedado probado que la que fuera por entonces directora de una residencia de ancianos de Torrevieja utilizó la confianza otorgada por uno de los residentes, Pablo Anselmo F.O., para otros fines a los previstos.

Según el relato de hechos de la sentencia, Pablo Anselmo formalizó en el año 2003 ante notario una escritura de poder general a favor de la directora de la residencia –que dejó el cargo en 2008– “tan amplio y bastante como en Derecho requiera y sea necesario” con la facultad, entre otras, de administrar bienes muebles e inmuebles y disponer, enajenar, gravar, adquirir y contratar toda clase de bienes.

La acusada utilizó el poder conferido y “con ánimo de obtener un beneficio patrimonial ilícito”, recalca la resolución, vendió tres parcelas por un total de 54.000 euros quedándose con esta cantidad obtenida. De hecho, con parte de este dinero, con “36.000 y pico” euros, tal y como declaró María Ignacia I.B., adquirió un vehículo de la marca Jaguar, subraya la sentencia.