Ricciardo, puro talento

COMPARTIR

No fue una carrera más. El Gran Premio de China se convirtió desde el primer momento en una prueba distinta a los demás donde se produjeron una serie de variantes que ofrecieron a la F-1 la emoción que siempre se espera de este deporte. Vettel arrancaba desde la “pole” y protegido por Raikkonen desde la segunda, aunque esta opción no funcionó demasiado bien porque Bottas enseguida alcanzó el segundo puesto y se fue a por el alemán. Todo parecía muy de cara para Ferrari y con Hamilton “perdido” en la quinta plaza, pero las cosas se complicaron con la estrategia, algo en lo que, hasta ahora, la “Scuderia” había dado auténticas lecciones. Bottas pasó por boxes antes que su rival y esto le funcionó, porque Vettel volvió a pista por detrás del piloto de Mercedes. Algo había fallado y las cuentas no salieron bien en el muro de estrategas de la escudería italiana. El final de carrera se presumía muy apretado hasta que los dos pilotos de Toro Rosso-Honda la liaron. Ambos compañeros, Hartley y Gasly, chocaron, dejaron restos de coches esparcidos por el asfalto y la carrera debió ser neutralizada por el coche de seguridad. Algunos como Ricciardo y Verstappen aprovecharon el momento para poner un nuevo juego de neumáticos y otros, como la mayoría de los pilotos de la cabeza, permanecieron en pista. Y ese fue el error para muchos y el acierto para pocos.

Los coches de Red Bull con Ricciardo a la cabeza se encontraron con una superioridad increíble y no la desaprovecharon. El australiano se marcó varios adelantamientos muy buenos, sobre todo el que le hizo a Bottas, que no pudo hacer nada por sujetarle.

Desde ese momento obtuvo el liderato y ya no lo dejó hasta cruzar la línea de meta y lograr una de las victorias más espectaculares de su trayectoria en Formula 1. Bottas acabó segundo y Raikkonen tercero. Su compañero Vettel, a pocas vueltas para el final, fue embestido por Verstappen en un intento de adelantamiento, y eso le costó perder tiempo, dañar el Ferrari y acabar octavo, justo por detrás de Fernando Alonso, que le superó en los últimos giros aprovechando que el Ferrari iba “justito”. Por su parte, Verstappen recibió una sanción de diez segundos y terminó quinto y Hamilton, cuarto, “minimizó daños” con el pobre resultado de Vettel.

Fernando Alonso, como es ya habitual en este inicio de temporada, sufrió el desastre de McLaren en clasificación, pero mejoró mucho el ritmo de carrera, que como dice él, es el día cuando reparten los puntos. El asturiano hizo una buena carrera, aunque le perjudicó la salida del coche de seguridad, porque justo dos vueltas antes había pasado por boxes. Finalmente fue séptimo y salvó una vez más “los muebles”.

Por su parte, Carlos Sainz no tuvo un buen fin de semana. Acabó por detrás de su compañero Hulkenberg en clasificación y en carrera. El alemán fue sexto y el madrileño noveno. En los primeros compases del Gran Premio ambos lucharon por la posición, pero el español cayó varias posiciones posteriormente a pesar de optar por la misma estrategia a dos paradas.

La Fórmula 1 volverá a la acción dentro de dos semanas en Baku.