Un 40% de las estaciones de Cercanías no son accesibles, pero Fomento espera que en 2025 el 96% lo sean

COMPARTIR

EMILIO ORDIZ

  • En Alcalá de Henares y en Recoletos es donde más se va a invertir en mejorar la accesibilidad.
  • Las asociaciones de discapacitados, en cambio, claman: “La red es un auténtico caos”.

Puntualidad casi británica

El Plan de reforma integral de Cercanías  Madrid aprobado recientemente por el ministerio de Fomento se realiza en torno a nueve ejes, uno de los cuales se dedica específicamente a la mejora de las estaciones existentes -y también a la construcción de algunas nuevas-. Por ello, se torna capital el asunto de la accesibilidad, sobre todo si se enfoca hacia las personas con movilidad reducida.

En 2014 ya se aprobó un proyecto para la mejora de las estaciones, con una inversión de 32 millones de euros. En este sentido, el Plan da continuidad a las acciones previstas pero además las amplía: de las 90 estaciones de la red de Cercanías, 88 van a sufrir algún tipo de obra de aquí a 2025, tal como confirmaron desde Adif y Renfe, pero, ¿hasta que punto se invierte en mejorar la accesibilidad?

Actualmente, el 40% de las estaciones de Cercanías -unas 37- siguen sin ser accesibles, según datos de Renfe. El objetivo del Plan es que, cuando finalice su aplicación, se alcance un 96% de accesibilidad, centrando los esfuerzos en aquellas zonas con mayor volumen de viajeros.

A este respecto destaca la línea C-5 que, siendo con diferencia la que presenta una mayor demanda de viajeros (con más de 65 millones en 2017), va a ver mejoradas el 100% de sus estaciones, como en el caso de la línea C-2. En el caso de la línea C-4, que se encuentra entre las líneas con mayores índices de demanda de la red, también la práctica totalidad de sus estaciones serán objeto de actuación.

En cambio, en el Plan de reforma se recoge que solamente en nueve estaciones de toda la red van a tener cambios específicamente enfocados a la mejora de la accesibilidad. Son Alcalá de Henares, Alcalá Universidad, Aranjuez, Ciempozuelos, Las Rozas, Las Zorreras, Pinto, Recoletos y Vicálvaro. Es en Alcalá de Henares donde más se va a invertir, pues se destirán, contando toda la remodelación, 9,1 millones de euros. Atocha, en cambio, no hará modificaciones en ese aspecto pero tendrá una partida de 94 millones.

“Es una vulneración de derechos”

Javier Font, presidente de FAMMA, explica que, para las personas con movilidad reducida, la red de Cercanías es “absolutamente caótica”, porque “no hay coordinación”. Font se atreve a decir que el 80% de las estaciones “presentan barreras”, siendo Alcalá de Henares y Atocha dos de las que menos facilitan los desplazamientos de los discapacitados.

De hecho, desde FAMMA ya han llevado “una denuncia a la Fiscalía” para solicitar que esas dificultades se solucionen porque creen que existe “discriminación por razón de discapacidad”. Font especifica también que desde la fundación han querido “dialogar sobre el asunto” con Renfe y con Adif: “No hemos recibido respuesta”, comenta.

Las reclamaciones de FAMMA se centran en que tanto las estaciones como los trenes son “inaccesibles” y en muchas ocasiones “ni siquiera los andenes están preparados”. Por eso reclaman la creación de una oficina de accesibilidad que ponga fin a estos obstáculos, que en el caso de los viajeros con discapacidad son, muchas veces, “insalvables”.