El bulo que amenaza el turismo del Teide

COMPARTIR

Varios medios británicos han publicado esta semana «informaciones» alertando sobre un incremento de riesgo volcánico en Tenerife con frases como «¿Es seguro viajar para los turistas?» o «Tenerife: ¿ Son seguras aún las vacaciones en la isla ante la amenaza de terremoto?». Tal es el daño económico que estos bulos pueden acarrear a las Islas, que el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) ha publicado un desmentido en inglés en el que se asegura que «es absolutamente seguro venir a la isla de Tenerife», dado que la actividad sísmica registrada entre el 29 de abril y el 3 de mayo entre Tenerife y Gran Canarias es normal en una zona volcánica activa.

Tras recordar que «existe un plan especial de protección civil y respuesta de emergencia para el riesgo volcánico en las islas Canarias (Pevolca)», desde Involcan hacen hincapié en que «el nivel de alerta del volcán está en verde», lo que significa que no hay riesgo. Las informaciones que sugieren lo contrario «no tienen fundamento y deben ser desestimadas», concluyen.

Entonces, ¿qué es lo que ha pasado? En concreto, durante esas fechas «la Red Sísmica Canaria registró que un enjambre sísmico caracterizado por unos 270 eventos sísmicos detectados, de los cuales 167 fueron localizados por Involcan. El que mayor magnitud alcanzó fue de 2,5», explicó ayer a este periódico Nemesio Pérez, coordinador científico de Involcán y director de la División de Medio Ambiente del ITER.

El enjambre «no se produjo en Tenerife, sino en medio del mar. No lo sintió la población. Esa crisis sísmica se debió más a una falla que a un ascenso de magma», añade José Luis Barrera, vulcanólogo y miembro del Colegio Oficial de Geólogos.

Los tabloides no sólo mezclan el Teide con una foto del volcán hawaiano Kilauea, sino que en ellos, incluso después de recoger algunos el desmentido, aseguran que la última vez que entró el Teide en erupción fue en 1909. Falso. «La última erupción que ha vivido Tenerife fue la del volcán del Chinyero en 1909», aseguran ambos expertos. Fue la erupción histórica más corta de las ocurridas en Canarias, duró sólo nueve días. «La última erupción del sistema volcánico central Teide-Pico Viejo –prosigue Pérez– tuvo lugar en 1798 (volcán Chahorra o Narices del Teide)».

El coordinador de Involcan recuerda que Canarias es la única zona del territorio nacional con riesgo volcánico, «observación que queda refrendada por las 16 erupciones históricas ocurridas en el archipiélago. Las tres últimas, en los últimos 70 años».

El riesgo, por tanto, de que se produzca una erupción existe, pero es bajo. «Si tenemos en cuenta el número de erupciones históricas ocurridas en Canarias durante los últimos 550 años y asumimos un modelo de distribución de Poisson, las probabilidades de que ocurra una erupción en Canarias es del 13,54% para una ventana temporal de cinco años, del 25,24% para los próximos 10 años, del 76,75% para una ventana temporal de 50 años y del 94,55% de que ocurra en 100 años», concluye Pérez.