El Ejército israelí mata a al menos 59 palestinos durante las protestas contra la embajada de EE UU en Jerusalén

COMPARTIR

AGENCIAS / VÍDEO: EUROPA PRESS

Protestas en la frontera de Gaza e Israel

Al menos 59 palestinos murieron y más de 2.700 resultaron heridos este lunes en la frontera de Gaza, en los enfrentamientos con el Ejército israelí que comenzaron durante la Marcha del Retorno y en protesta por el traslado de la Embajada de EE UU de Tel Aviv a Jerusalén, según informaron fuentes oficiales y médicas palestinas. Ha sido la jornada más sangrienta en la Franja desde los bombardeos israelíes en 2014.

Fuerzas israelíes, que habían advertido a la población de Gaza con panfletos lanzados desde el aire de que no se acercaran a la frontera, arrojaron gases lacrimógenos y, al parecer, dispararon contra los manifestantes para evitar que se aproximaran a la verja, informaron testigos.

La población de Gaza hizo este lunes una huelga masiva y el enclave amaneció con las escuelas, universidades, bancos, tiendas, instituciones públicas cerradas y escaso tráfico rodado. En la ciudad cisjordana de Ramala, alrededor de 3.000 personas se concentraron en la Plaza de Yaser Arafat, convocados por las facciones palestinas, desde donde tienen previsto marchar hacia el puesto militar israelí de Qalandia, que separa Ramala de Jerusalén.

También había previstas manifestaciones en otras localidades cisjordanas como Nablus, Hebrón y Belén con el fin de avanzar hacia los puestos de control militares israelíes.

Despliegue de fuerza israelí

El Ejército israelí amplió sus batallones, tanto en la frontera con Gaza como en Cisjordania, y aumentó los efectivos de unidades especiales y fuerzas de inteligencia. En comunicado difundido el domingo, el Ejército señaló que “la organización terrorista Hamás ha estado encabezando y organizando disturbios extremadamente violentos” en la frontera con Gaza en las últimas semanas, y acusó a Hamás de “actuar bajo disfraz de manifestantes para tratar de dañar la valla de seguridad y perpetrar ataques terroristas en territorio israelí”.

Además se reforzó la seguridad en Jerusalén, sobre todo en torno al edificio que albergará la nueva legación diplomática estadounidense, y donde se habían convocado manifestaciones a partir de las 15.30 (12.30). Este martes hay también previstas manifestaciones masivas con motivo de la Nakba (Catástrofe, en árabe), como los palestinos denominan al exilio y desposesión que supuso para ellos la creación del Estado de Israel, que cumplía este lunes 70 años.

EE UU culpa a Hamás

Por su parte, la Casa Blanca responsabilizó “directamente” al movimiento islamista palestino Hamás de la violencia desatada tras la inauguración en Jerusalén de la embajada de EE UU ante Israel.

“Somos conscientes de los informes sobre violencia en Gaza hoy. La responsabilidad por estas muertes trágicas recae directamente en Hamás. Hamás está intencionalmente y cínicamente provocando esta respuesta y como ha dicho el secretario de Estado (Mike Pompeo), Israel tiene derecho a defenderse”, dijo en rueda de prensa el portavoz adjunto de la Casa Blanca, Raj Shah.

Shah hizo referencia a los comentarios que Pompeo hizo en abril en Ammán, durante un gira por Oriente Medio, y donde aseguró que Israel tenía derecho a “defenderse” frente a las protestas en la frontera con Gaza, que comenzaron el pasado marzo.

Preguntado sobre si EE UU estaba pidiendo a Israel que modere sus acciones y si cree que tiene alguna responsabilidad, Shah se limitó a contestar que “no”. “Hamás es una organización que está involucrada en acciones cínicas que conducen a esos pasos”, reiteró.

Consideró, además, que las acciones de Hamás son un acto de “propaganda” y rechazó la idea de que la apertura de la embajada dañe el proceso de paz entre israelíes y palestinos.

Hospitales al límite

Este mismo lunes, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) denunció que los hospitales de la Franja de Gaza “tienen menos de una semana de reservas para continuar con sus operaciones”.

A través de un comunicado, UNRWA señaló que los equipos médicos del hospital de Shifa “están abrumados, al límite, y se están quedando sin suministros médicos esenciales”, especialmente tras el balance de víctimas que ha dejado la represión israelí de las protestas de este lunes en Gaza por el traslado de la Embajada estadounidense a Jerusalén.

En este sentido, UNRWA ha indicado que desde el pasado 30 de marzo, cuando comenzaron las protestas palestinas, las fuerzas israelíes “han matado a 97 palestinos, incluidos 12 niños, durante el curso de las manifestaciones”. Además, señala que el número de heridos “ha superado los 12.271, de los cuales 6.760 han sido hospitalizados”.