Un niño muere en un ajuste de cuentas entre narcos

COMPARTIR

La investigación que realiza el Cuerpo Nacional de Policía sobre el incidente ocurrido ayer en la playa de Getares en Algeciras (Cádiz), como consecuencia del cual murió un niño, dio anoche un giro sorprendente, según informaron a LA RAZÓN fuentes conocedoras del asunto.

El padre del niño fallecido en la colisión de embarcaciones es Manuel Mancilla Ruiz, con antecedentes por narcotrafico y otros. Se trata, según las citadas fuentes, de uno de los lugartenientes de la organización de Abdellah el Haj, alias «Messi», uno de los narcotraficantes más importantes del Campo de Gibraltar.

A partir de este dato y de las circunstancias de lo ocurrido, anoche no se descartaba un ajuste de cuentas, aunque las investigaciones todavía tendrán que determinar con certeza lo sucedido.

Lo cierto es que un niño murió al ser arrollada la embarcación rígida en la que navegaba con su padre por una lancha neumática («goma»), como se las denomina popularmente.

El siniestro se produjo sobre las cinco de la tarde cuando la embarcación de recreo en la que navegaban padre e hijo por las inmediaciones de Getares fue arrollada por la neumática semirrígida, del tipo de las que utilizan los narcos de la zona. Según algunos testigos, ambas embarcaciones estaban una frente a la otra, discutiendo por motivos que se desconocen.

La lancha neumática estaba realizando maniobras peligrosas y pruebas de motores levantando olas que desestabilizaban al otro barco, quizá como provocación.

En un momento de la discusión, el citado piloto espetó a Mancilla que si «creía que el mar era sólo de él». A continuación se produjo la discusión, de un minuto de duración, por lo que el detenido habría cogido carrerilla y pasado por encima del barco de recreo en el que navegaba el niño –fallecido por el impacto– y su padre. Entonces intentó darse a la fuga y el que iba en el barco se lo impidió quitándo las llaves que accionaban los motores. Según fuentes de la investigación, fueron detenidos los dos hombres, uno por la Guardia Civil y otro por la Policía Nacional, y al menos tendrían antecedentes por narcotráfico.

Interior descartó anoche que «ninguna de las embarcaciones fueran “narcolanchas”», aunque el delegado del Gobierno, Antonio Sanz, apuntó que «todo parecía indicar que la lancha implicada era una “narcolancha”».