Trump dice que su esposa dejará el hospital en “2 o 3 días” tras ser operada

COMPARTIR

EFE

El beso de los Trump

El presidente de EE UU, Donald Trump, ha asegurado que su esposa, Melania, podrá abandonar el hospital dentro de “dos o tres días” después de someterse este lunes con éxito a una operación quirúrgica para tratar un problema en el riñón.

“Nuestra gran primera dama se encuentra realmente bien“, ha dicho el mandatario estadounidense, quien ha dado las gracias “por tanto amor y apoyo”.

Trump permaneció en la Casa Blanca mientras su esposa era operada, aunque por la tarde acudió al centro médico militar nacional Walter Reed, un hospital a las afueras de Washington al que tradicionalmente han ido los presidentes y las primeras damas para evaluar su estado de salud. El martes por la tarde la visitó por segunda vez. 

La primera dama se sometió el lunes a una intervención conocida como embolización para tratar “una enfermedad renal benigna”, una cirugía que “fue un éxito y no hubo complicaciones”, según informó su directora de Comunicaciones, Stephanie Grisham.

Melania Trump es la primera esposa de un presidente de EE UU que tiene que pasar por el quirófano para someterse a una operación seria desde que, en octubre de 1987, Nancy Reagan tuviera una mastectomía después de que le detectaran que sufría un cáncer de mama.

“Ahora mismo, Melania está en el hospital y le va realmente bien. Nos está viendo ahora mismo, y quiero dar las gracias a los increíbles médicos del centro médico Walter Reed”, dijo Trump durante un discurso en el Capitolio con motivo de un homenaje a los policías del país muertos en servicio.

Pena de muerte

Durante ese homenaje, el presidente estadounidense llamó a imponer la pena de muerte a quienes maten a policías en EE UU, rescatando una idea que planteó durante su campaña electoral en 2015 y cuya implementación no es fácil, dado que la pena capital no es legal en todo el país.

Trump no dio más detalles sobre cómo planea implementar esa idea, aunque dijo que ha “ordenado al Departamento de Justicia que haga todo lo que esté en su poder para acabar con los ataques a las fuerzas de seguridad”.

“¿Pueden creer que haya tantos prejuicios contra nuestros policías? No vamos a dejar que les pasen cosas malas. Debemos mostrarles gratitud”, subrayó.

El mandatario volvió además a exigir al Congreso que “refuerce la frontera” con México, acabe con las llamadas “ciudades santuario” que protegen a los inmigrantes indocumentados y “termine con las políticas que devuelven a criminales violentos” a las comunidades.

Trump denunció que miembros de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) “pidieron recientemente el asesinato de policías de Nueva York para que la banda pudiera retomar las calles” de esa ciudad, y dijo que su Gobierno está “sacando de este país a miles” de esos pandilleros.

La Mara Salvatrucha nació en Los Ángeles en la década de los años 80, cuando miles de salvadoreños emigraron a EE UU para huir de la guerra civil en su país. Desde entonces se ha expandido y ha provocado estragos en Centroamérica.