El Gobierno no asistirá a la toma de posesión de Torra

COMPARTIR

EFE

Quim Torra

El Gobierno no asistirá a la toma de posesión del presidente electo de Cataluña, Quim Torra, porque “desde la Generalitat se le ha intentado imponer el nivel de la delegación gubernamental, cosa que no ha aceptado”, han informado fuentes del Ejecutivo.

Asimismo, el Gobierno  considera que “el modelo de acto organizado por la Generalitat degrada la propia dignidad de la institución“.

Torra tomará posesión en un acto breve, discreto, sin parlamentos y sin apenas invitados en el Palau de la Generalitat, 202 días después de la destitución del Govern de Carles Puigdemont. Fuentes del Palau de la Generalitat han confirmado que será entre las 11 y las 11.30 horas.

Para tomar posesión, repetirá la fórmula que usó su predecesor en el cargo, Carles Puigdemont, quien en 2016 evitó toda referencia a la Constitución y al Rey.

Ceremonia discreta

En 2016, al relevar a Artur Mas, Puigdemont respondió afirmativamente a la pregunta que le formuló la entonces presidenta del Parlament, Carme Forcadell: “¿Promete cumplir lealmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalitat con fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña representado por el Parlament?”.

Después de días de negociación entre las administraciones central y catalana sobre el formato que debe tener la ceremonia, Torra, que quería un acto austero y sin invitados, tomará posesión, posiblemente, en el Saló Verge de Montserrat de Palau, antesala del despacho del president, en lugar del tradicional Saló de Sant Jordi.

Sánchez pide que en las tomas de posesión sea obligatorio acatar la Constitución

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha propuesto regular las tomas de posesión de los cargos públicos, para que en ellas sea obligatorio “acatar la Constitución y respetar al jefe del Estado y la Monarquía”.

“Vamos a presentar una iniciativa legislativa para regular y concretar los nombramientos de altos cargos y cargos electos, para que se proteja la lealtad constitucional en los actos de posesión”, ha anunciado en Antena 3, tras defender que las “manifestaciones políticas hay que dejarlas para otros momentos” y que “en el momento de tomar posesión del cargo hay que acatar la Constitución”.

Como también hizo ayer cuando propuso actualizar el delito de rebelión en el Código Penal, Sánchez ha asegurado que le “da igual” que sea el Gobierno o el PSOE quien lleve la iniciativa al Congreso, incluso ha aceptado presentarla “conjuntamente”, y ha explicado que puede hacerse modificando la Loreg (Ley Orgánica de Régimen Electoral General) o creando “una ley ad hoc para que todos acaten conforme a una regulación concreta”.

Sánchez, que ha opinado que el “veto” de Quim Torra al Gobierno en su toma de posesión es una “nueva deslealtad del secesionismo con la Constitución”, ha recalcado que tanto su propuesta de hoy como la de ayer están dirigidas a “defender la Constitución como un bien jurídico”.

Convencido de que lo que pasó el 6 y 7 de septiembre en el Parlamento de Cataluña fue “claramente un delito de rebelión”, ha criticado que el poder judicial belga haya negado la extradición de Comín, Puig y Serret.

Sobre la presencia de Quim Torra a las puertas de Ferraz el 1 de octubre de 2016, día en que Sánchez dimitió tras un convulso Comité Federal, ha sostenido que el hoy presidente catalán no fue allí apoyarle, como puede parecer en su cuenta de twitter, sino a “mofarse del PSOE”.

“Sus tuis son claramente ofensivos y de mofa al PSOE y a mi persona, lo que es un ejemplo más de su poca talla, su xenofobia y su racismo”, ha señalado Sánchez, que ha apuntado que Torra también tiene un comentario en esa red social “diciendo que iba a votar a Alfonso Guerra”.

A la vista de la reunión que mantienen hoy el Moncloa el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de Cs, Albert Rivera, ha acusado a éste de “romper la necesaria unidad” de los constitucionalistas con tal de “arañar votos” y le ha pedido que reflexione sobre si su posición “ventajista” está “fortaleciendo o debilitando” a los secesionistas catalanes.

En esa línea, ha desvelado que la propuesta que hizo el líder del PSC, Miquel Iceta, de intentar un gobierno de concentración le hubiera parecido “acertada si la hubiera hecho Arrimadas”, ya que ésta, a su juicio, debería haber intentado “romper el bloque independentista” atrayendo a los representantes “más moderados” del PDeCAT.

En la entrevista, el secretario general de los socialistas ha confirmado que está dispuesto a hablar con el Gobierno para renovar el puesto de Gobernador del Banco de España y el Consejo General del Poder Judicial, junto con el de la dirección de RTVE.