Pedro Sánchez, el hombre silencioso, que se abre camino poco a poco

COMPARTIR

Lo conocí hace al menos tres años, o quizás más tiempo, por medio de una red social. Fue digamos como un “flechazo político” que no se puede explicar fácilmente con palabras. Se mostró sigiloso, atento, siguiendo en silencio lo que cada cual escribíamos ahí. Se limitó a eso. Nada más.

Recuerdo de Pedro que no era conocido para nadie todavía. Poco a poco, se fue abriendo paso haciendo un trabajo siempre silencioso pero sostenido en el tiempo, dando pasos firmes, seguros, totalmente convencido sabiendo que el objetivo era alcanzable y a la vez, difícil y lleno de obstáculos. A sabiendas de que así es la vida y la Política.

Cercano, honesto, limpio, amable y divertido. Humilde y Responsable en el esfuerzo. Es un hombre trabajador, que no se rinde. Este año y medio ha sido para él, un camino largo y difícil pero Pedro Sánchez ha llegado hasta aquí, a las puertas de la Presidencia del Gobierno. Está aquí para ofrecernos un futuro hecho por las personas y para las personas.

Pedro también representa la imagen de un español que ha sufrido lo que ahora por desgracia, sufren millones de españoles: el paro. Ha pasado también por luchar dentro y fuera del Partido. Alguna de sus mejores cualidades, son su paciencia, su capacidad de escucha, su tenacidad y consistencia. Por eso, considero que el cambio es posible porque con Pedro llegará el cambio seguro, el cambio que nos dará a todos los españoles un futuro mejor. El futuro que merecemos.

También es un político que se ha exigido mucho a sí mismo, con su doble carrera, doctorado y dominio de varios idiomas. De salir presidente, sería el mejor formado hasta ahora tras la llegada de la democracia a España.

Para un socialista como yo, Pedro es el hombre de Estado que necesita España. Es el hombre que va a ser capaz de transformar la sociedad desde la Izquierda, recuperando a aquellos que siempre fueron de Izquierdas y también a aquellas que son capaces de verse identificadas con un proyecto común que habla de España, de Europa y del Mundo.

El 20 de diciembre se decide si queremos que España avance, que tenga un futuro, que se construya una España mejor y más justa o por el contrario, seguir por el camino del dolor, del recorte y de la mentira. Del no hacer nada para que todo siga igual, el paro, la corrupción, los recortes en servicios sociales y recortes en derechos.

El 20 de diciembre, mi voto es para Pedro Sánchez, mi voto es para que España vuelva a ser un país donde todos podamos vivir en él porque hoy, gracias a las políticas de Mariano Rajoy y el Partido Popular no todos podemos vivir en España. Por desgracia, tenemos a miles de españoles (muchos de ellos jóvenes) exiliados forzosamente en otros países de Europa y del mundo. Para que ellos vuelvan, también es mi voto.

Soy joven, tengo mucho camino por delante, mucha vida, mucho futuro y no quiero que el día de mañana sea aún peor de lo que ya es el día de hoy. No quiero un futuro donde mi familia viva cada peor, donde mi vecino lo pase cada vez peor, donde ese hombre que cruza por una esquina lo haga para pedir limosna porque no tiene ni siquiera para comer. Esa es la España de Rajoy. Esa es la España de Cospedal. Esa es la España de Soraya Sáez de Santamaría. La España de Fátima Báñez, de Montoro, de Rato, de Bárcenas, de Aguirre y de tantos y tantos dirigentes del PP que han hecho posible, que su engaño sea el mayor daño moral que hayamos sufrido jamás los demócratas.

Necesitamos un Presidente del Gobierno que una y que no separe. Necesitamos un Presidente del Gobierno y un Gobierno de España que sea de todos y para todos y no para unos pocos dirigentes de empresas o de bancos, que han resultado después ser la daga más mortífera que se haya conocido en nuestra Historia reciente.

Quiero a Pedro Sánchez para dirigir el barco español. Quiero que lo tripule aún siendo consciente de que nos vamos a enfrentar a un panorama político nuevo, distinto, con fuerzas políticas que nunca habían estado hasta ahora, a las que muestro mi respeto como demócrata convencido que soy y a los que les doy la bienvenida de antemano, esperando y deseando que entre todos saquemos adelante España. Es más que evidente que quiero que sea desde la Izquierda porque un Gobierno de Derechas ha sido el causante de lo que nos ha traído hasta aquí.

No merecemos un Presidente huidizo, que no ha escuchado a los ciudadanos, que no ha pisado la calle, que no conoce el sufrimiento de la gente, que ha sido preso también de sus promesas incumplidas, que ha sido capaz de generar miedo, incertidumbre y sobre todo, dolor y sufrimiento.

Quiero un Presidente que mire por las personas dependientes a las que Rajoy ha abandonado a su suerte, que mire por las personas que padecemos Hepatitis C porque yo quiero vivir sin esa enfermedad de una vez y por eso, quiero un cambio de Gobierno. Quiero un cambio para que haya una salida de la crisis en igualdad de derechos y de oportunidades porque si algo creo firmemente, es que España debe recuperar los derechos que nos han robado y para ello, tenemos una oportunidad que debemos ejercer con sentido de la responsabilidad a través de la fuerza de nuestros votos.

Estamos ante un momento en el que se necesita valentía, coraje, valor, entereza y entrega al servicio de los demás. Estamos ante un momento que debe llevarnos a una Democracia mejor, más abierta y participativa en la que apuesto decididamente por reformar el sistema electoral y hacer posible unas listas abiertas así como reformar un Senado que sea una verdadera cámara de representación autonómica. Hemos de volver a hacer Política de manera que la gente se sienta identificada con ella. Hemos de volver a aquellos tiempos, donde la palabra de un político valía tanto como sus soluciones que eran hechos contrastables con una realidad que era próspera y mucho mejor de la que hay ahora.

Hemos de construir un país que tenga en cuenta también la participación activa en la reforma de la Constitución votándola de nuevo para conseguir que artículos como el 135, garanticen la estabilidad presupuestaria sin que eso conlleve a recortes en servicios sociales. Para mí y para el conjunto de todos los socialistas que representamos el sentir de la mayoría de los españoles, tenemos claro que hemos de hacer posible un Estado de derechos y no un Estado como el que nos deja la Derecha y por tanto, debemos caminar hacia el blindaje de los servicios públicos y reconocerlos como derechos básicos, fundamentales para todos los españoles.

Hemos de hacer posible una sociedad igualitaria donde hombres y mujeres, estén protegidos por la Justicia y es por eso, que abogo por revisar la Ley contra la Violencia de Género, de tal forma que las víctimas estén aún más protegidas y así poder tener la seguridad de que aquella persona que cometa un delito, sepa que el Estado de Derecho caerá con toda la fuerza de la ley.

Como dice Sánchez: “Adolfo Suárez nos dio la libertad y la democracia. Felipe González el desarrollo que necesitaba en aquel tiempo nuestro país. Zapatero el mayor avance en libertades que jamás hayamos tenido nunca…” y con Pedro Sánchez, “debe volver a haber las oportunidades para vivir mejor, de una manera más justa, solidaria, abierta y sobre todo con mayor igualdad para mujeres y hombres”.

En cuanto a Aznar y de Rajoy, si uno nos llevó a un crecimiento de barro de ladrillo, el otro nos ha llevado a la mayor dilapidación de derechos y libertades (no me olvido de la Ley Mordaza), de la mayor desigualdad salarial y laboral de la Democracia con su más que injusta reforma laboral, con sus recortes en materias tan esenciales como la Educación (la Ley Wert la tengo bien grabada en mi mente, señor Rajoy y la sufro como maestro de la Educación Pública que soy),la Dependencia, la Justicia (no olvido la tremenda Ley de Tasas) y la Sanidad. No quiero una España de copagos ni repagos ni tampoco una España donde las mujeres tienen vetado su legítimo derecho a decidir sobre su maternidad y es que se debe de volver a la Ley de plazos para la interrupción del embarazo, que se aprobó en tiempos del Gobierno de Zapatero.

En estos cuatro años se ha dado la mayor fragmentación territorial desde la llegada de la Democracia donde todo quedaba por hacerse, pero es que lo que hoy tenemos, es un problema causado por Mariano Rajoy por haber permitido que un señor como Artur Mas haya sido capaz de dividir Cataluña y ponerla en contra de España. Yo hago responsable a Rajoy pues ahí debió ser hombre de Estado, hombre garante de la estabilidad territorial y no provocar aventuras que no conducen a nada bueno y lo ha permitido debido a su inmovilismo donde se debió acometer una reforma constitucional hace mucho tiempo, donde hablemos de una España comprensiva e integradora de todas las sensibilidades del Estado, para crecer juntos y en igualdad. Pedro ha estado y está en la unidad de España y ha hecho posible que Rajoy se haya mostrado impasible ante el desafío catalán y por eso, hemos de agradecer a Pedro su reacción ante esta situación pues provocó para bien la reacción del Jefe del Ejecutivo. Que quede claro esto. Fue Pedro Sánchez y no Rajoy el que hizo posible la reacción del que es Presidente del Gobierno ahora y que debe dejar de serlo a partir del 20 de diciembre.

Por todo lo expuesto, por mi compromiso con España y con el Partido Socialista Obrero Español, confío en Pedro. Confío en su persona plenamente. Confío en el político. Confío en España y en su gente. Confío en un país mejor, más justo y más capaz. Confío en un país de esfuerzos compartidos. Confío porque tenemos por delante grandes retos que conseguir todos juntos y eso, sólo será posible si hay un futuro con Pedro y depende de la verdadera fuerza que posee un Estado democrático: el voto.

Ganemos este partido juntos.

Diego Ruiz

Militante del Psoe, Polán (Toledo)

Dejar una respuesta

veinte − 7 =