La Sexta una cadena antisocialista dedicada a impulsar a Podemos para perpetuar al PP

COMPARTIR

Aparentemente no, porque, por ejemplo, el título, que estaba sesgado, rezaba “El último debate del bipartidismo”. Ese era el inicio del empeño de la cadena en seguir las consignas de Podemos (y Ciudadanos) de igualar a los dos partidos, vieja táctica de la amalgama de los contrarios que trae muy siniestros recuerdos.

Luego se dio paso a Jorge Verstrynge, presentado como politólogo y analista, quien reiteró lo de la “vieja política” y la amalgama. El PP y el PSOE son lo mismo. Júzguese el valor de esta afirmación de alguien que fue secretario general del PP y que no llegó a ingresar en el PSOE, a pesar de haberlo solicitado, porque los socialistas no lo admitieron. Un buen momento para sacarse una espinita sin que se note, ¿verdad?.
A continuación, apareció Pablo Iglesias, a remachar la cantinela del bipartidismo, el PP = PSOE, lo antiguos que son los dos y lo moderno que es él. Después del debate, siguió largando cuanto quiso sin nadie que le contradijera y tuve ocasión de oírle hablar de que la política necesita de fair play. Ni él ni Rivera saben qué sea eso. Prestarse a comentar y apostillar un debate entre dos candidatos que, al no estar ya presentes, no pueden defenderse, como si él fuera un observador neutral, un experto objetivo o un periodista, cuando es otro candidato en liza directa con los dos debatientes ausentes debe de ser el juego más sucio que he visto en mi vida. Porque de lo que se trataba era de descalificar en caliente para manipular la opinión del auditorio. Y Rivera, cuando menos, mostró ciertos reparos al hablar de su evidente falta de objetividad. Iglesias, ni mencionó el asunto porque, y no es la primera vez que lo demuestra, carece de escrúpulos. Él va a ganar, como se ve, cueste lo que cueste. Esos reiterados y compungidos “creo humildemente”, etc., mientras se hace trizas a quien no puede contestarte, abusando de tu enchufe en un medio que tiene a su vez su finalidad, son puro fariseísmo. Es posible que gane, quién sabe, pero ya no será con mi voto porque yo sí creo en el juego limpio. Es en lo que más creo. Quien recurre al juego sucio merece desprecio y no votos.
En este contexto, aplausos a la pareja García Ferreras-Ana Pastor que consiguieron montar un espectáculo para linchar a Pedro Sánchez pero que pareciera algo imparcial, objetivo, muy moderno e incisivo. La conclusión que los espectadores teníamos que sacar era que los dos partidos son iguales, la vieja política y blablabla. Terminado el debate se dedicaron a manipular los datos de opiniones de ganadores/perdedores, asegurando que las redes decían que no había ganado ninguno, cuando ya El Paísreconocía que en la red, las webs y Twitter los internautas daban ganador por gran mayoría a Sánchez, es parte del esfuerzo de anoche de montar un espectáculo orwelliano. Apoyaría Público, el digital de Roures, vocero de Podemos, titulando a toda página enfrentamiento a navajazos, incidiendo en la amalgama que reiterarían los dos cómicos comentaristas. (Por cierto, también entró Alberto Garzón quien, aun presentándose igualmente como equidistante, tuvo, como es habitual en su caso, mucho más nivel que los otros dos sumados).
El debate, en sí, por supuesto, una bronca permanente. Era lo esperable; lo lógico. Rajoy fue a él porque no tuvo otro remedio sabiendo que no tiene nada que decir ni nada que debatir porque su posición en todos los aspectos es insostenible. Así que su guion tenía dos líneas maestras y a ellas se atuvo: mentir sistemáticamente sobre todos los asuntos, absolutamente todos, y montar la gresca en cuanto pudiera, no dejando hablar al otro, interrumpiéndole sistemáticamente. Sánchez estuvo mucho mejor, dadas las circunstancias de inferioridad en que se mueve y, en el aspecto formal es criticable su machacón “mire señor Rajoy” que no había quien lo aguantara. Pero, efectivamente, estuvo mejor porque mezcló una crítica muy dura al PP y a Rajoy personalmente con baterías de propuestas de futuro. Que los analistas Iglesias y Rivera nieguen este aspecto porque les interesa para seguir con la melopea de la amalgama es otra cosa. Pero basta con visionar de nuevo el debate y escuchar. Son medidas claras, concretas, diversas y algunas originales, como la ley de igualdad salarial y con un grado de especifidad propio del medio televisivo y muy superior a lo que yo he oído a los dos en la larga serie de apariciones con que nos llevan obsequiando desde hace meses. Porque quien sí que no hizo propuesta concreta alguna fuera de repetir que tiene intención de crear dos millones de puestos de trabajo en los próximos años fue Rajoy. Pero, no importa, los dos partidos de la vieja política son iguales porque lo dice un especialista en juego sucio contra el PSOE. Por cierto que Ciudadanos, que lleva diez años en el Parlament de Cataluña diga que ellos también son “nueva política” prueba hasta qué punto importa a estas gentes decir la verdad.
Rajoy, en efecto, no hizo otra cosa que mentir, interrumpir, montar gresca y hacer gestos, muecas, guiños a cada cual más divertido. Los momentos memorables (unos para bien y otros para mal) estuvieron a cargo de Sánchez. Por eso la gente le da por ganador, aunque Ferreras se invente lo contrario. Cosa comprensible porque algunos de esos momentos (en concreto el de llamar “indecente” a Rajoy) no solo noqueó al presidente de los sobresueldos sino al propio periodista que, luego, en la continuación del programa no paraba de reponer las imágenes, como si algo en su adormecido espíritu intentara decirle que ahí hay una verdadera bomba.
Sánchez no se retractó en el plató cuando Rajoy, fuera de sí, le dijo que era una observación ruiz, o sea ruin y tanto en ese momento como luego, en su camino de salida, interpelado por una periodista, reiteró que no se retractaba porque eso, es decir, que Rajoy no es una persona decente, es lo que pensamos millones de españoles. Por supuesto. Y también los dos “analistas”, para quienes, al parecer, una persona decente y una indecente son lo mismo. Por cierto, siendo la corrupción lo que más define la legislatura de Rajoy, debe señalarse que el único que lo ha dicho con todas sus letras, ha mencionado personalmente al responsable y ha citado algunas de sus trapacerías más sonadas, (aunque no todas), como los viajes a cuenta de la Gürtel o los sobresueldos ha sido Sánchez. Nunca nadie ha escuchado nada parecido a los de la nueva política. La envidia es muy mala consejera, pero eso ya no tiene vuelta atrás: los llamados emergentes no han atacado de ese modo la corrupción nunca y, sin embargo, tienen la desvergüenza de decir que fue un debate entre dos iguales (aunque estuvieran a punto de llegar a las manos), basado en el y tú más, como si no hubiera quedado claro que Rajoy estaba desarbolado frente a quien le recordaba que su partido, el PP, más parece una asociación de delincuentes que “ha fulminado todos los artículos del código penal”.
Incidentalmente, en otro alarde de fariseísmo, Iglesias lamentó que los dos candidatos se insultaran de aquel modo y que eso en Podemos es impensable. Es decir, llamarcriminales cada dos por tres a los socialistas no es un insulto, probablemente porque lo dicen entre sonrisa y sonrisa, de esas que han plagiado a Otegi.
Sánchez metió la pata con el aborto al acusar a Rajoy de haber atacado el derecho de las mujeres a decidir sobre la maternidad y Rajoy exprimió la ocasión media docena de veces. No estuvo ágil el socialista quien hubiera debido mencionar que, sin duda alguna, el gobierno, el ministro de Justicia de entonces y el propio Rajoy cocinaron una ley represiva en contra de las mujeres al dictado de los curas, pero no pudieron terminarla porque no se atrevieron a la vista del rechazo social que provocó.
Por último, Palinuro también tiene una espina que sacarse. Ante la insistencia de Sánchez en decir que el presunto corrupto Rajoy tuvo que haber dimitido hacía dos años, el interpelado se creció y le preguntó por qué no le había presentado una moción de censura ni pedido su dimisión en sede parlamentaria. Le está bien empleado. Palinuro lleva años invitando a la oposición a que presente una moción de censura. Años. No cito los posts porque son legión. Pero años. Y recomendando igualmente que exija la dimisión de esta vergüenza de presidente y hasta animando a la oposición a que hiciera una retirada al Aventino. Pero nadie prestó la menor atención. Alguno me recordó que la oposición no podría ganarla, como si eso importara. No es rápido el amigo Sánchez que empieza a hacer oposición en serio cuando el Parlamento está ya disuelto. Merecido se lo ha ahora que le pasa lo que a todos los cobardes: no se atreve a actuar cuando es obligado y, luego, se le ríen en la cara cuando ya no puede enmendar el yerro.
Digan lo que digan los francotiradores de la Sexta y su gran equipo de manipulación, el debate fue vivo, apasionado, suscitó mucho interés, dejó a Rajoy desorientado y mostró el temple de un político nuevo, con decisión y empuje. No sé si esto le servirá para remontar en la intención de voto. Queda poco tiempo y él ha perdido mucho haciendo el ganso. Pero se lo merece mientras que los emergentes de pacotilla se quedan disfrazando su envidia de moderación, petulancia y superioridad.
Sé que esta crónica no me va a hacer especialmente simpático a los ojos de un potente conglomerado de medios que manipula cuanto toca y es la plataforma de lanzamiento de estos nuevos más viejos que la radiogalena, así que terminaré de arreglarlo: ninguno de ellos observó las más clamorosas carencias de un debate que pretendía ser sobre España en su conjunto, a saber: la cuestión de la República/monarquía, la de la separación de la Iglesia y el Estado y Cataluña. Sobre esta última algunas lamentables afirmaciones de Sánchez y Rajoy, dos sólidos nacionalistas españoles dispuestos a no dejar a los catalanes decidir en libertad. Ninguno de los “objetivos” comentaristas dijo nada al respecto obviamente porque ellos están de acuerdo con los dos debatientes en todo: República/monarquía “no toca”; Iglesia y Estado, “aparta la bicha”; y, sobre Cataluña “sin novedad en el frente”.
Y estos son los que llaman a los otros “vieja política”.
A ver qué opina mañana el personal sobre este intento de linchamiento de Sánchez quien, por cierto, no tiene una cadena de televisión a su servicio, como los de Podemos, ni un periódico. No tiene nada.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

cuatro − tres =