Los miembros de La Manada podrían quedar libres el 18 de junio

COMPARTIR

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Navarra celebrará el lunes 18 de junio una vista para determinar si se prorroga la prisión provisional a los cinco miembros de La Manada o si se les deja en libertad como han solicitado sus defensas.

Las diez de la mañana es la hora fijada para la vista, que, según precisa el Tribunal Superior de Justicia de Navarra, no va ser en audiencia pública y a la que están citadas todas las partes.

La Audiencia de Navarra ha condenado a cada uno de los cinco jóvenes conocidos como La Manada a 9 años de cárcel por un delito continuado de abuso sexual con prevalimiento y no por agresión sexual, al no apreciar violencia, contra una joven en Pamplona durante los Sanfermines de 2016.

La sentencia rebaja el delito penal solicitado al descartar el empleo por parte de los acusados de “violencia o intimidación que integran el concepto normativo de agresión”, y sí ver el subtipo agravado en el delito de abuso sexual.

La libertad de los cinco, en prisión desde julio de 2016, fue solicitada la semana pasada por sus respectivas defensas.

Así, el 5 de junio la defensa de cuatro de ellos pidió su libertad provisional sin fianza argumentando que “no existe ningún elemento” que lleve a pensar en “una supuesta reiteración delictiva” y comparando su situación con el caso de Iñaki Urdangarin o la Gurtel.

El abogado Agustín Martínez Becerra señalaba en el escrito que no se puede obviar que la sentencia que los condenó a nueve años por abusos sexuales a una joven en los Sanfermines de 2016 contaba con un voto particular formulado por uno de los magistrados que los absolvía de todos los delitos y señalaba que deberían ser inmediatamente puestos en libertad.

Asimismo subrayaba que no le cabía duda “de que más pronto que tarde se dictara resolución absolutoria” para sus patrocinados y resultara “evidente la injusta situación personal en la que se encuentran, que obviamente no puede extender más en el tiempo”.

Días después era Jesús Pérez, el abogado del quinto acusado, el que solicitaba su libertad por motivos de “arraigo” en tanto se resuelve el recurso a la sentencia que le condenó a 9 años de cárcel por abuso sexual. La petición igualmente se fundamentaba en que “no hay riesgo de reiteración delictiva, ni riesgo de fuga”.