Blas de Lezo: toda la verdad sobre el “mediohombre”

COMPARTIR

El mar siempre es fuente de leyendas, de crónicas de grandes gestas, de hazañas incomparables. Si a la profesión de marino le añadimos el haber formado parte de una batalla única y haber tratado de salvar el honor patrio ya tenemos en la mano una historia redonda capaz de las mayores glorias. Es lo que ha sucedido con la insigne figura de Blas de Lezo y Olavarrieta, un hombre de mar, vasco de nacimiento (de Pasajes, Guipúzcoa en 1689), curtido y marcado físicamente por una serie de accidentes que le trocaron su nombres de pila por el de “mediohombre”, debido a que se quedó tuerto, perdió el brazo derecho, precisamente en el sitio de Barcelona, en 1714, y una pierna.

Con el objetivo no solamente de arrojar luz sobre su personalidad y hechos, sino de colocar su figura donde debe estar las expertas Mariela Beltrán y Carolina Aguado han editado “La última batalla de Blas de Lezo” (Edaf), un libro que les ha llevado cinco años de investigación y que ha sido realizado con total rigor histórico. “No necesitamos construir un mito para reconocer sus méritos”, aseguran”, y, entre otras cosas, han desvelado el lugar donde se halla enterrado el marino, que no es otro que el Convento de Santo Domingo de Cartagena de Indias (Colombia), informa Efe.

Ambas han desvelado la existencia de una carta del hijo del navegante, que se conservaba en el Museo del Archivo Naval fechada en 1773 y dirigida al director de la Academia de Guardamarinas de Cádiz en la que citaba la localización exacta de la tumba de su padre: bajo un arco de mármol en el citado convento.

La batalla decisiva de Blas de Lezo, que recupera el libro, tuvo lugar en 1741 en Cartagena de Indias, tierra donde es considerado un héroe por haber derrotado al general Vernon, impidiendo así­ que los ingleses se hicieran con los territorios americanos españoles, una de las mayores gestas de la historia militar. A partir del documento hallado en el Museo Naval, el volumen arranca con la muerte del marino en 1741 para retrotraerse a los últimos días de su vida, esa última batalla y la vida de la familia tras su muerte, basándose en más de un centenar de fuentes inéditas que han recuperado de archivos de más de 15 ciudades.

“No es este un relato de buenos y malos, eso queda para el cine y las novelas, sino un libro de Historia que explora las dimensiones militar y humana de Blas de Lezo, con sus múltiples matices”, destaca Mariela Beltrán. Para Carolina Aguado la figura del marino ha pasado de ser absolutamente desconocida al extremo contrario “pero quedó desdibujada porque se trataba del mito, no de su historia”.