El «ex papa» que regresó a robar a su basílica y salió apuñalado

COMPARTIR

El Pontificado de Pedro III, cuyo nombre real es Joseph Odermatt, continúa cosechando intrigas y misterios intramuros. Tras comenzar con la muerte misteriosa de un párroco y con un incendio, el «papa» del Palmar de Troya que apostató por amor, Ginés Jesús Hernández y Martínez, protagonizó el pasado domingo una reyerta que ha culminado con tres personas ingresadas por puñaladas en el Hospital Virgen del Rocío.

Los hechos ocurrieron entre las 18:30 y las 19:30 horas en la sede de la orden de las Carmelitas de la Santa Faz, en Utrera (Sevilla). Encapuchado y con una escalera telescópica, de ésas que suelen utilizan los ladrones para flanquear elevados muros, el «ex papa» del Palmar de Troya, accedió a la catedral-basílica. Lo hizo junto a su mujer, Nieves Triviño, por quien abandonó los hábitos y el «becerro de oro». Ginés y la ex monja de la misma orden, saltaron por la parte de atrás, logrando no ser vistos ni por el vigilante ni por las cámaras de seguridad.

Según fuentes próximas a la investigación consultadas por LA RAZÓN, «la principal hipótesis que se baraja es que estaban buscando dinero». De hecho, el matrimonio «se fue directamente a donde está la caja fuerte, pasando por imprenta y taller con el fin de llegar a la sala donde estaba el dinero». Es entonces cuando un «“sacerdote” les sorprende». Empieza la reyerta a cuchilladas, Ginés y Nieves tratan de zafarse del «sacerdote» que se interpone entre ellos y el dinero que se atesora en campo «santo».

Tras navajazos, amenazas y gritos, el que se lleva la peor parte es Gregorio XVIII, como así hacía llamarse el «ex papa» de esta secta, que es el que está más grave. Tanto él como el «sacerdote» se asestaron varias cuchilladas, ella «solo» recibió una. Tal y como explican las mismas fuentes, Ginés tiene una aneurisma por el pinchazo que recibió a la altura del tórax. Dada la gravedad de su estado, fue trasladado en helicóptero al Virgen del Rocío. No había tiempo que perder. El «sacerdote», que presenta una rotura de tobillo y varias puñaladas, y Nieves, fueron trasladados en ambulancia. Aunque a Nieves primero la atendieron en Utrera, y después se tomó la decisión de trasladarla a la Virgen del Rocío.

Pasarán a disposición judicial

La Guardia Civil ha procedido a la toma de declaración, pero tanto el «ex papa» Gregorio XVIII como su mujer se han acogido a su derecho a no declarar. Sí lo han hecho, pero como testigos, el «sacerdote» y un párroco que acudió a la pelea y que resultó ileso. «Una vez que salgan del hospital, Ginés y Nieves pasarán a disposición judicial. Están acusados de un intento de robo con violencia con resultado de agresión. El “sacerdote” y el párroco no están acusados, ya que repelen la agresión».

Hasta el lugar acudieron la Guardia Civil de Utrera y la Policía Local, después de que uno de los vigilantes de seguridad de les llamase tras ser advertido de la reyerta por un cura.

No es la primera vez que se señala a Gregorio XVIII como ladrón. El suizo Odermatt aseguró a sus fieles que una vez que el «ex papa» apostató, los que ahora tienen el poder en el Palmar descubrieron el robo de varias joyas apuntando los dedos acusatorios a él. También le atribuyen una fortuna personal millonaria, ahora bien, Ginés lo niega y asegura que se fue de la orden con lo puesto, o mejor dicho, casi con lo puesto: mil euros en efectivo y un coche.