El encargado de un restaurante en EEUU echa a un niño de tres años, sin brazos, por comer con los pies

COMPARTIR

William Bancroft es un pequeño de tres años que nunca ha tenido ningún problema en desenvolverse en la vida casi de forma normal, ayudaren casa, come solo, casi como cualquier otro niño, pero con una salvedad: no tienen brazos, informa Exclusivadigital.com.

El pasado sábado acudía junto a su familia a desayunar a la cadena estadounidense IHOP, especializada en tortitas, al igual que suelen hacer otros muchos sábados. El encargado del establecimiento de un pueblo de Arkansas (EEUU), echó a la familia del local al ver que William subía a la mesa para coger una tortita entre los dedos de los pies y poder llevársela a la boca. Su argumento fue que la escena le podía acarrear problemas con Sanidad.

El enfado de su madre, Alexis, y con toda la razón del mundo, fue tremendo y preguntó al hombre si se aseguraba de que todos sus clientes se lavaran las manos antes de tocar la comida. El encargado se daba entonces cuenta de su error y pedía disculpas, pero el daño ya lo había hecho. “Sólo quería unas tortitas”, lamentaba Alexis a la cadena local Kark.

Su disgusto le llevó a denunciar lo sucedido en Facebook, donde encontró la solidaridad de miles y miles de personas anónimas, pero también de algún que otro empleado de la cadena de restaurantes, abochornado con lo que había sucedido. La repercusión ha sido de tal magnitud que Alexis ha tenido que retirar el post de su perfil de Facebook

E encargado, que los había expulsado del local, escribió un mensaje a la madre reiterando sus disculpas: “De verdad que creo que fue un malentendido. Nunca haría algo así intencionadamente a su hijo. No era lo que pretendía”. Pero para ella el gesto no es suficiente: “A William ya nadie puede devolverlo al momento anterior a aquello, al día siguiente ya no quería sentarse en la mesa para comer. Quería sentarse en una silla, y no puede hacerlo”.

El presidente de IHOP ha emitido un comunicado en el que asegura que la cadena “no tolerará acciones que sugieran ningún tipo de discriminación”, y que formará a sus empleados en el trato a las personas con discapacidad para evitar que puedan suceder incidentes parecidos.