¿Cómo afectará al internauta el filtrado de contenidos con la nueva directiva europea?

COMPARTIR

EFE

Redes sociales, internet, dispositivo, ordenador portátil, trabajo, autónomo

El filtrado de contenidos que propone la nueva directiva europea de derechos de autor impedirá al cibernauta publicar comentarios con enlaces a noticias emitidas en medios y convertirá internet en espacio “monitorizado y censurado”, advierte la Asociación de Internautas.

De aplicarse finalmente el texto de la nueva directiva europea de propiedad intelectual, que se votará la próxima semana en el Parlamento Europeo como parte de su actual tramitación, los cibernautas no podrán tampoco ver publicados sus memes o contenidos con imágenes sujetas a derechos de autor, ni remezclas musicales hechas por ellos si alguna pieza está protegida intelectualmente y las plataformas no pagan por ello.

De salir adelante esta reforma, que cuenta con gran rechazo de asociaciones y entidades, y disparidad de opiniones en el propio Parlamento Europeo, “internet dejará de ser como ha sido hasta ahora, y nos encontraremos con una red más propia de cualquier estado totalitario donde todo lo que se mueve por esa red está monitorizado y censurado en tiempo real”.

En los términos actuales, la directiva obligará a las plataformas tecnológicas de internet que almacenan grandes cantidades de contenidos al uso de filtros automáticos mediante software para eliminar lo que intenten publicar los usuarios si ello está sujeto a derechos de autor.

Restricciones a la hora de publicar contenidos

En el documento se incluyen ejemplos concretos sobre posibles efectos que tendrá la directiva sobre el internauta. Así, si alguien crea una parodia pictórica sobre algún asunto cotidiano y uno de esos filtros automáticos de contenidos implementados por las plataformas tecnológicas detecta una imagen o marca protegida, o se ve a alguien con derechos de imagen registrados, la composición no podrá publicarse.

Asimismo, en el caso de que un cibernauta quiera comentar y compartir en redes sociales una noticia que le parece interesante y la publicación contenga un enlace a un medio editorial donde la noticia ha sido publicada, esa entrada o artículo jamás verá la luz puesto que los filtros automáticos determinarán que se infringen derechos de autor por el mero hecho de contener un vínculo.

A quien le guste la música y realice una remezcla para compartir en redes sociales puede que nunca logre subirla a la web si los filtros determinan que parte de esa pieza “se parece demasiado” a una obra protegida por derechos de autor.

Quien esté aprendiendo a tocar la guitarra y quiera mostrar sus progresos en la red sin ánimo de lucro grabándose mientras practica, tampoco podrá hacerlo si la canción es conocida y los filtros determinan que ese audio o vídeo contiene material protegido por derechos de autor.

El responsable de un blog, si realiza un comentario sobre algo o alguien que tenga algún tipo de derecho protegido, lo sepa o no, tampoco verá publicados sus comentarios en su propia página si los filtros de contenidos así lo determinan.

También puede darse el caso de que un día alguien simplemente intente subir algo a internet sin infringir ningún derecho de marca o persona pero el filtro automático no tenga claro el alcance de esa acción en términos de propiedad intelectual y decida por error que no se publica.