La autopsia de la niña de 13 años de Vilanova constata que murió asfixiada y descarta la agresión sexual

COMPARTIR

La autopsia de la menor de 13 años asesinada la pasada semana en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) constata que murió asfixiada y descarta signos de violación al determinar que no hubo penetración.

Según han informado a Europa Press fuentes cercanas al caso, el informe forense determina que la menor fue asfixiada, sin llegar a determinar si fue estrangulada o ahogada de otro modo, aunque sí considera que pudo haber algún tipo de tocamiento.

La autopsia también recoge que la niña tenía diversas lesiones de arma blanca perimortem –justo antes o justo después de morir–, que no fueron causa de la muerte, todas en la parte superior del cuerpo.

El presunto homicida de la menor fue detenido la noche del lunes poco después de que ocurriera el crimen y, tras pasar a disposición judicial, ingresó el viernes en la unidad hospitalaria psiquiátrica del centro penitenciario de Brians I en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), donde sigue ingresado.