El Gobierno quiere que se considere agresión sexual si no hay un «sí» expreso

COMPARTIR

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad Carmen Calvo, ha comparecido esta mañana en el Congreso de los Diputados, a petición propia, para informar sobre las políticas a desarrollar por parte de su Gobierno y del grupo parlamentario socialista en materias de igualdad.

Durante su turno de palabra, la vicepresidenta ha pedido a todos los grupos parlamentarios recuperar el pulso político para ahondar en las medidas por la igualdad de hombres y mujeres, para atender las necesidades de las mujeres víctimas de la violencia de género y su protección. Para ello, ha pedido a todos los grupos que desde “las posiciones diversas” deben mantener la “firmeza y unidad” porque, dice, “es lo que esperan las ciudadanas y ciudadanos ahí fuera”. Prevención y conciencia son los principales asuntos sobre los que el Gobierno tratará de centralizar sus esfuerzos, para lo que pide coordinación y lealtad, recordando que su grupo parlamentario “ayudó todo lo que pudo al anterior Gobierno en esta materia”.

Recordando las 21 mujeres asesinadas a manos de sus parejas en lo que va de año, la vicepresidenta ha apelado a poner el foco en el pacto contra la violencia de género para seguir avanzando en la conciencia de la sociedad. Calvo ha puesto de manifiesto la problemática de fondo, a su entender, sobre las mujeres que habían denunciado malos tratos y que han resultado asesinadas, existe un “error en la protección” que es “responsabilidad de todos”.

Sobre los delitos sexuales, Carmen Calvo se ha mostrado a favor de que la reforma sobre los delitos sexuales que activó el anterior Gobierno a consecuencia de la sentencia de “La Manada” concluya que sea considerado como violación toda la relación sexual en la que no haya un sí expreso. “Si una mujer no dice sí, todo lo demás es no”, ha aseverado.

Como ejes centrales de la política que va a ejercer el nuevo Gobierno, Carmen Calvo ha recordado que España ha sido un país “pionero” en sacar a la luz la violencia de género y por ello ha anunciado que a partir de ahora, las víctimas mortales por violencia machista se dejarán de contar por años y comenzarán a sumarse en un cómputo general, en el que serán incluidas todas las mujeres desde que hay estadísticas. Según ha explicado hay en España 945 mujeres fallecidas. “Solo ya una muerte es una tragedia”, ha lamentado. “El computo es enorme. A partir de ahora tendremos que entender que el cómputo es global”, ha dicho Calvo.

La primera medida que ha avanzado la vicepresidenta es la que afecta al presupuesto de los Ayuntamientos en materia de violencia de Género. Así, el Gobierno hará un “esfuerzo presupuestario” y dotará de recursos para que las mujeres víctimas del maltrato puedan ampararse “rápidamente” en sus instituciones más cercanas. Calvo ha reconocido que los 20 millones de euros dedicados en los Presupuestos Generales del Estado para luchar contra la violencia machista “son escasos”, y que el objetivo de su Gobierno será el de la “devolución de las competencias a los Ayuntamientos”, porque, entiende el Ejecutivo, que es un “lugar de amparo cercano” para muchas mujeres que no saben dónde acudir.