Real Madrid: comienza una nueva era

COMPARTIR

Cuando Bale remató de chilena ese centro no muy alto de Marcelo en Kiev, pocos –o ninguno– podían imaginar que se estaba abriendo una frontera de esas que marcan un antes y un después. El madridismo era feliz con el presente, orgulloso con su pasado, dispuesto a sumar la tercera Copa de Europa consecutiva, y pensaba que nada podía cambiar en el futuro. Sin embargo, ha ido de terremoto en terremoto desde entonces.

Ronaldo estalló ya sobre el césped, se fue Zidane sin avisar días después y ayer Cristiano confirmó que esta vez iban en serio sus palabras. Ya no está el entrenador que llevó al Real Madrid al éxito de tres Champions consecutivas y ni el futbolista que ha dejado la marca de 450 goles y a ver quién es capaz de superarle y en cuántos años, si es que alguna vez ocurre.

Sin ellos, el Madrid tiene que hacer no una reconstrucción general, pero sí que necesita encontrar los pilares más fuertes para sostener al edificio. En vez de Zidane, llegó Lopetegui, Sergio Ramos sigue siendo el jefe de la plantilla y falta el futbolista que haga las veces de Cristiano Ronaldo. En el club son conscientes de que sus 40 goles no los va a hacer nadie, pero sí que puede llegar un futbolista con suficiente categoría como para que su ausencia se note lo menos posible. Este año sí que va a haber fichaje gordo.

Antes, los ojos se giran hacia Bale, hasta ahora tapado por Ronaldo. Sin el portugués, sus quejas en Kiev carecen de sentido y ya no tiene más excusas para convertirse en un líder. Tiene cualidades, pero le ha faltado regularidad. Pedía minutos y sitio. Ya se le ha hecho.

Bale está en casa y puede que haya llegado el momento de que cambie su papel, pero el objetivo principal para fichar es Neymar. En el club se pensaba que incluso podía convivir con Cristiano Ronaldo y soñaban con una delantera formidable, pero ahora hay cambio de planes. Neymar ya está descansando tras su frustrante Mundial, a la espera de que ocurran acontecimientos. Desde el club blanco confían en que presione lo suficiente para convencer al dueño del PSG de que lo más sencillo y mejor para todos es ponerle precio y venderlo. Saben que la operación superará los 300 millones de euros, pero ya había dinero en la caja y más hay ahora que la Juve paga el traspaso de Ronaldo.

Si Neymar resulta una operación imposible porque en Francia se niegan a sentarse en una mesa de negociación, los objetivos del Madrid están en dos de los jugadores más destacados del Mundial de Rusia. Hazard no sólo ha liderado a la selección belga, también ha dejado claro con sus palabras que está loco por llegar al Madrid.

Y también aparece la operación Kane. Aunque el futbolista ha renovado con el Tottenham, en el club consideran que se podría afrontar su fichaje. El delantero está demostrando que es el mejor de su selección.