El guardia civil de La Manada también cobra su sueldo a la espera de sentencia firme

COMPARTIR

El guardia civil Antonio Manuel Guerrero, uno de los cinco sevillanos integrantes de ‘La Manada’ condenado a nueve años por abusar sexualmente de una joven de 18 años durante los Sanfermines de 2016, se encuentra en situación de «activo sin destino», por lo que cobra el sueldo base a la espera de que la sentencia sea firme, han explicado a Europa Press fuentes del Instituto Armado.

Se trata de una situación administrativa similar al del militar Alfonso Jesús Cabezuelo, otro de los condenados. El Ministerio de Defensa ha informado este miércoles de que no asignará destino a este militar aunque se haya levantado su situación de suspensión de servicio y haya vuelto a estar en activo, algo que «no se podía evitar» de acuerdo a la ley.

La Guardia Civil abrió a Antonio Manuel Guerrero, agente en práctica de 29 años, un expediente disciplinario después de que fuera detenido por participar en esta agresión grupal junto a un grupo de amigos. En base a ese expediente, según informaron desde el Instituto Armado, este miembro de ‘La Manada’ fue suspendido de empleo.

El Régimen Disciplinario de la Guardia Civil contempla seis tipo de situaciones administrativas: servicio activo; servicios especiales; excedencia; suspensión de empleo; suspensión de funciones y reserva.

En el caso de Antonio Manuel, fue condenado también por robar el móvil de la joven tras la agresión sexual, tal y como reconoció en el juicio, por lo que se le ha atribuyó un delito leve de hurto, que supone una pena de dos meses de multa a 15 euros por día. El tribunal tiene también pendiente confirmar si lo mantiene en libertad, como al resto de miembros de ‘La Manada’, tras personarse en una oficina de la Policía en Sevilla de expedición del pasaporte.