Mario Forniés: «Utilizar la publicidad para ayudar da sentido a todo»

COMPARTIR

Mario Forniés es el primer español que ha recibido en el Festival Internacional de Creatividad Cannes Lions el Grand Prix en la categoría Film Craft, algo así como el Oscar del sector. Está contento por el premio, pero, sobre todo, por la campaña. Escrita por la agencia Mrs. Rushmore para Cruz Roja Internacional, «Hope» trata de llamar la atención sobre la urgencia de proteger los servicios sanitarios en zonas de conflicto. Y desde luego lo consigue. Apenas dos minutos cargados de una fuerza y una emotividad que, según Forniés, hicieron llorar a todo el equipo en el rodaje en Líbano.

–¿Por qué se decidió usted por la publicidad?

–Yo trabajaba desde muy joven con mi padre en una empresa familiar. Gracias a él pude hacer la carrera de Comunicación Audiovisual en una buena universidad. Rápidamente descubrí la industria del cine publicitario. Me enamoré de su intensidad, la velocidad, la capacidad para transmitir mensajes en un corto espacio de tiempo. Aunque he hecho cine, he producido dos largometrajes, he de reconocer que soy de «publi», mi ADN es publicitario. Vivo rápido y con intensidad y aquí he encontrado el entorno profesional en el que siento que más puedo aportar.

–¿Qué cree que ha visto el jurado de Cannes Lions en su trabajo?

– «Hope» tiene verdad. Cuenta una historia real, te la crees desde el primer fotograma al último. Siento además que, sin ser una gran producción a nivel de medios, se ha valorado mucho el trabajo con los actores, la capacidad del director para que te identifiques con la historia y transmitir sentimientos

–¿Con quiénes competían?

–Con los mejores. Por ejemplo, con la última campaña de Apple de Spyke Jones. Es increíble que una producción española haya podido estar ahí. Esperemos que sea la primera y que esto se vuelva a dar. Será bueno para todos.

–¿Qué dificultades tuvieron para rodar en Líbano? ¿Por qué fueron hasta allí?

Como te decía antes, esta historia necesitaba ser contada desde la verdad. No somos muy amigos de intentar representar países rodando en otros diferentes. A veces hay que hacerlo, pero en este caso ni nos lo planteamos. Cuando leímos el guión, inmediatamente buscamos el lugar donde hacerlo lo más verídico posible. Sin entorno real no habría verdad.

– ¿Se trabaja diferente cuando el objetivo de la campaña es humanitario?

–Trabajar en campañas que ayudan a la gente, utilizar la publicidad para ayudar, es algo que hace que todo tenga sentido. Hay que valorar y agradecer mucho a toda la gente de nuestro sector que trabaja con estos objetivos. Ya no solo las agencias de publicidad, las productoras, las agencias de medios, etc. sino también los propios técnicos que siempre nos ayudan. Es diferente, claro.

–¿Qué campañas míticas recuerda de su infancia? ¿Cuál le hubiera gustado firmar?

–Ayer hablábamos de esto en casa. Creo que pertenezco a la última generación que va a recordar anuncios de cuando éramos niños. Aquella publicidad de los 80… aquellos anuncios que nos marcaron a todos. Personalmente, recuerdo una campaña de Volkswagen Golf de un espermatozoide: «Siempre te ha gustado llegar el primero». Era genial. Quizá la que marcó una época fue «Pipin», el primer Grand Prix de Cannes para una campaña española. A mí siempre me han atraído los spots de coches y ahora tenemos la gran suerte de poder hacerlos. Cuando era pequeño eran como un sueño inalcanzable.

¿Cree que tanta tecnología ha cambiado el mensaje en publicidad o sigue mandando una buena historia?

–Creo que la tecnología no debería afectar a la calidad a la hora de contar historias. Otra cosa son los formatos en los que se emitan, pero debemos luchar por no perder las buenas historias, las que llegan.

¿Cómo compagina su productora el trabajo de publicidad con las incursiones en cine?

–Si te soy sincero he hecho dos películas y siento que no he dado lo mejor. Creo que cuando haces algo te tienes que centrar al cien por cien. La última película que hice, «Temporal», podía haber tenido mucho más recorrido, siento que no lo hice bien. Siempre digo que soy el peor productor de la historia del cine. Pero volveré a producir largos y lo haré mucho mejor, hay que elegir bien el momento .

¿Hacemos mejor cine en España ahora que hace diez años?

– Por supuesto que sí. Están naciendo nuevos directores y productoras de muchísimo talento. Incluso con menos medios y menos presupuesto se están haciendo películas maravillosas.

Usted que se dedica al mundo de la imagen, ¿cree que nos hemos vuelto adictos a los estímulos visuales con tantas redes sociales?

–Sí, nos estamos volviendo locos. Es una realidad, y no te voy a mentir; yo soy otra víctima de ello y creo que no hay vuelta atrás.

Una curiosidad, ¿el nombre de su agencia, «Blur», viene de «borroso»?

–Sí , puede ser «borroso», «desen- focado»… En realidad se trata de tener otra visión de las cosas, de verlas de otra forma.