Carmen Calvo: “A nosotros no nos gusta que España sea una marca”

COMPARTIR

J. MORALES / I. URÍA / A. LARRAÑETA

  • La número dos del Ejecutivo celebra la apertura de cauces de diálogo con la Generalitat.
  • Calvo afirma que los presupuestos revertirán recortes y descarta subir impuestos a los trabajadores.

Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, en su despacho en la Moncloa.

Carmen Calvo es vicepresidenta y ministra de Presidencia, Igualdad y Relación con las Cortes. En esta entrevista con 20minutos, defiende el diálogo con la Generalitat y afirma que “no habrá una subida de impuestos a las clases medidas y trabajadoras”. Nacida en 1957 en Cabra (Córdoba), llegó por primera vez al Gobierno estatal en 2004, cuando Zapatero la nombró ministra de Cultura. Antes fue consejera de la Junta de Andalucía. Conocida feminista, es la secretaria de Igualdad del PSOE desde 2016.

El president Torra no renuncia a la vía unilateral. ¿Cuesta dialogar en esas condiciones? ¿Complica las cosas que visite la Moncloa con el lazo amarillo?
Hay unos resultados electorales en Cataluña que permiten que exista ese Gobierno de manera legal y legítima. Lo nuevo es que somos capaces de sentarnos, que es un cambio importantísimo. ¿De qué va a ir la democracia si no es de la posibilidad de que los diversos sean capaces de reconocerse? Ese es el cambio. Y hemos abordado otra cosa importante: que la comisión bilateral, que estaba inutilizada, va a empezar a funcionar. Un paso no te lleva a donde quieres, pero te saca de donde estabas.

¿Qué agenda le plantean? ¿Hay fecha para esa reunión?
El Gobierno de Cataluña tiene los famosos 45 puntos, porque el 46º, que alude a la autodeterminación, no puede admitir ningún tipo de tratamiento. Sobre los demás, hay tres áreas: infraestructuras, hacienda y transferencias. Es un formato razonable para trabajar. Sobre fechas, empezaremos ya. Deseamos una reunión en las fechas que quedan antes de agosto.

¿Ve posible que la Generalitat acepte algún acuerdo sin atender sus peticiones sobre el procès?
Claro. El president Torra habló de muchas cosas con el presidente Sánchez. Le preocupan, por ejemplo, las leyes que están recurridas, y nosotros estamos dispuestos a levantar una parte importante de los recursos, sobre todo las que tienen que ver con políticas sociales.

“El Gobierno de España no puede decir a un juez si alguien tiene que estar en la cárcel”

Algunos partidos han calificado de primera cesión el levantamiento de esos recursos.
Entonces no se han informado bien. Vamos a levantar el veto, seguramente, a una ley catalana que quería mantener la universalidad de la sanidad pública, que es lo que nosotros vamos a hacer a nivel estatal. ¿Qué sentido tiene mantener el veto?

Pero habrá casos más dudosos.
El PSOE sostiene a un Gobierno que ha dado muestras de que defender la Constitución no es negociable. A veces les decimos a los independentistas que crean realidades paralelas, pero es que otros hacen eso mismo. No se va a levantar el veto a leyes inconstitucionales.

Si Torra promueve nuevas decisiones inconstitucionales, ¿está el Gobierno dispuesto a aplicar un nuevo 155?
No hace falta hablar de eso ahora. El Gobierno ya ha impugnado una moción inaceptable del Parlament, y Torra vino a la Moncloa dos días después. Esto es una realidad compleja, pero el mensaje del Gobierno es claro y el de la Generalitat también. ¿Por qué no ayuda todo el mundo un poco?

El Gobierno apuesta por la normalización. ¿Ayudaría que los políticos en prisión preventiva abandonaran esa situación?
El Gobierno no puede decir a ningún juez si le parece bien o mal que haya alguien en la cárcel.

¿Y el acercamiento a prisiones catalanas?
El traslado sí afectaba a competencias estatales de política penitenciaria. Lo hemos hecho con normalidad y cuando el juez instructor ha dicho que no los necesitaba cerca.

“Queremos contar, por si alguien ha hecho daño en este terreno, que somos una gran democracia”

Partidos nacionalistas han pedido acabar con el comisionado de la Marca España. ¿Lo harán?
Al Gobierno le interesa que fuera se conozca una España verdadera: una potencia económica que ha hecho algo admirable en 40 años. Hemos hecho una gran labor de reconstitución, justicia, igualdad… Tenemos que dejar de mirar dónde fallamos y sentirnos seguros y orgullosos de los aciertos.

¿Entonces?
No nos gusta lo de la marca. Las marcas están bien por lo que significan en el mercado, pero somos un país, no un elemento del mercado, y tenemos que defenderlo con elevación casi ética y épica. Queremos contar, por si alguien ha hecho daño en esto, que España es una gran democracia.

¿Las negociaciones con Cataluña pueden llevar a una reforma de la Constitución donde se le dé un trato diferenciado?
Al hablar de la reforma, nos gustaría como Gobierno que todo el mundo se sumara a la comisión de evaluación del modelo autonómico del Congreso, para tener un diagnóstico con participación de todos. Sobre las asimetrías, la Constitución actual ya establece muchas. La disposición adicional primera es una diferencia de consideración de los territorios forales.

¿Y daría el Gobierno a Cataluña un trato diferente?
Queremos una reforma federal, cuando llegue el momento.

¿Asimétrica?
La verdadera asimetría existe cuando ciudadanos de distintos territorios tienen más o menos derechos o recursos para sus servicios públicos. Se tienen que compatibilizar el reconocimiento de las identidades con la igualdad de los españoles, que no puede estar en cuestión. Así que la reforma pasa por la igualdad de derechos entre españoles y el respeto a la diversidad territorial.

“No habrá subidas de impuestos a quienes han tenido que aguantar la crisis”

¿Por qué renuncia el Gobierno a plantear un modelo de financiación autonómica?
Este año gobernamos con unos presupuestos heredados, por lo que es imposible. Y el años que viene tenemos año electoral pasado enero o febrero. ¿De verdad vamos a negociar la financiación autonómica a golpe de mitin? Seriamos un Gobierno de insensatos, y no lo somos.

¿Habrá mejoras puntuales para algunas comunidades?
Estamos dispuestos a resolver los principales problemas que tengan las autonomías. Por ejemplo Cataluña y Comunitat Valenciana tienen un grave problema de su propia deuda (no de la del FLA), y somos conscientes de cómo podemos ayudar, en los márgenes que tenemos.

¿Llevará el Gobierno el techo de gasto al Congreso?
Lo tenemos que llevar. La ministra de Economía está negociando la senda presupuestaria y después trabajaremos el techo de gasto. Queremos tener nuestros propios presupuestos.

¿Llegarán al Congreso en los plazos que marca la Constitución?
Los tendremos lo antes posible. Queremos que los españoles vean unos presupuestos que cumplen con Europa, restañan los derechos sociales que se ha llevado la crisis y se nos juzgue por lo que hacemos. Y no habrá subida de impuestos a las clases medias y trabajadoras.

“Hay empresas que tributan de modo inaceptable para lo que es la justicia social”

¿Y bajada de impuestos?
Revisaremos con criterios de justicia social los ingresos y gastos.

¿La subida impositiva será a sociedades y rentas altas?
Evidentemente. Tenemos algún tipo de empresas está tributando de una manera inaceptable para lo que es justicia social.

¿Subirán las pensiones al menos el IPC en 2019?
Estamos negociando con los criterios que ya dijimos. Primero hay que garantizarlas. Lo más importante es la sostenibilidad del sistema público. No haremos lo que Rajoy: decir a la gente que ahorre y abra un plan de pensiones privado. Queremos que las pensiones de nuestro país crezcan como en Europa. Y para eso, necesitamos recaudar.

¿Y el salario mínimo?
Queremos que suba: es lo justo, es lo que contribuye a la igualdad y es la mejor manera de garantizar las pensiones: que la gente cotice.

“Los restos de Franco irán a donde diga su familia o corresponda, pero no con las víctimas”

¿Hay fecha para sacar los restos del dictador Franco del Valle de los Caídos?
La noticia importante ya está dada: este Gobierno va a trasladar los restos del dictador a donde su familia considere o a donde corresponda, porque no pueden estar en ese sitio con las víctimas. Tratándose de un traslado de restos humanos en un espacio de culto público, y con una familia que tiene que tomar también una decisión, hay unos procedimientos que nos obligan a no saltarnos ningún tipo de legalidad de ningún orden.

¿La familia les ha dicho lo que quiere hacer?
Estamos intentando hasta el último momento que acoja los restos de su familiar. Punto. Queremos tener el respeto debido a unos restos humanos y a una familia que debe de recoger sus restos.

¿Y, si no quiere, qué se hará?
El Gobierno no va a dejar de cumplir un mandato del Congreso de los Diputados, porque eso está por encima de los deseos personales de ningún español, evidentemente. En ese escenario las cosas serían un poco más lentas, nada más. La decisión está tomada para respetar al Congreso y, además, sentimos que respetamos a una parte importante de la opinión pública de este país, ante la que tenemos que rendir cuentas.

“Nos hubiera gustado que en RTVE hubiera consejeros a propuesta de PP y Cs”

La dirección provisional de RTVE no tendrá consejeros a propuesta ni del PP ni de Cs. ¿Es ese el modelo de televisión plural que quiere este Gobierno?
Este Gobierno ha forzado a algunos grupos a no dejar RTVE en una situación crítica, con un presidente que ya no tenía funciones y un consejo de administración con el mandato caducado. Fíjense si ha sido positivo lo que hemos hecho que los que no querían el concurso público se han puesto las pilas.

¿Pero le hubiera gustado que se incluyeran consejeros propuestos por PP y Cs?
Evidentemente. Queríamos pluralidad, que no la había hasta ahora, imparcialidad, neutralidad y calidad. Ya lo hicimos en otro momento, y otros lo destrozaron de manera absolutamente parcial.

¿Cómo se producirá el acercamiento de presos de ETA? ¿Se entendería, por ejemplo, que se acerque a Santi Potros, autor de atentado de Hipercor?
Nosotros no nos vamos a saltar ninguna norma, ni siquiera nos vamos a saltar a las juntas de tratamiento y las decisiones de vigilancia penitenciaria. Ahí hay una serie de requisitos que están protocolizados e informes que indican si una persona es o no trasladable a un ámbito.

Pero luego hay una decisión política.
Hay dos cosas importantes a tener en cuenta. Una: aquí ya hubo un Gobierno que trasladó presos con ETA viva y coleando, y no era socialista. Dos: la política de dispersión era parte de la política antiterrorista, que para ETA ya no está en vigor porque, aunque sea de manera esperpéntica, ETA ha entregado las armas y no existe. Es decir, que estamos en un momento distinto. Conviene que tengamos en cuenta estas dos circunstancias. ¿Qué haremos ahora? Pues lo que nos digan, caso a caso, las juntas de tratamiento de las prisiones, exactamente igual que hace este Gobierno con todo. Somos un Gobierno que considera que la legitimidad está unida a la legalidad, y no nos la saltamos hagamos lo que hagamos.

¿Cómo ve las primarias del PP? ¿Como ministra de Igualdad, preferiría una líder mujer, como Soraya Sáenz de Santamaría?
Lo digo con el máximo respeto: me parece muy bien que cunda el ejemplo, que se hagan primarias. Quién nos iba a decir que el PP iba a hacerlas, con la dureza que tienen. Nosotros lo asumimos los primeros, fuimos valientes, y hemos trazado el rumbo a los demás. Las primarias implican dificultades, pero creo que el signo de los tiempos es que los militantes tienen que hablar. En este sentido, lo único que veo relevante es que las estén haciendo. Yo me voy a entender con quien salga.

“Muchas sentencias interpretan tanto el consentimiento de las mujeres que se acaban atropellando sus derechos”

Su propuesta de que los actos sexuales sin un “sí” expreso de las mujeres puedan ser delito ha sido calificada de “barbaridad” por muchos juristas. ¿Lo mantiene?
Claro, es que si yo no mantuviera eso no estaría manteniendo el elemento fundamental de la libertad sexual de las mujeres. Esa es la filosofía de trabajo para la reforma del Código Penal, igual que ha hecho Suecia, igual que se está planteando Alemania y otros países. No estamos diciendo nada que no se planteen otras democracias que refuerzan la claridad del posicionamiento de la libertad de las mujeres.

¿Por qué lo plantean ahora?
Porque nos hemos encontrado muchas sentencias donde se interpreta tanto el consentimiento de las mujeres que se acaban atropellando sus derechos. Lo que estamos proponiendo lo vamos a mantener hasta que hagamos unas reformas legales y quede garantizado el consentimiento de las mujeres. El consentimiento de las mujeres es que ellas digan sí. ¿Que esto provoca contestación? Mire, soy feminista desde hace décadas y no conozco nada que haya ayudado a las mujeres a avanzar que no haya provocado un enorme desconcierto. Hasta el punto de que escuchamos, hace muchos años, por cierto, que las mujeres no debíamos votar hasta que supiéramos qué votábamos. O que no hacen falta las cuotas, que cuando somos muy listas sin cuotas llegamos, o que la discriminación positiva era una cosa horrible que no se debería plantear en un Estado de derecho… Estamos súper acostumbradas a cómo funciona el primer minuto tras nuestras demandas, pero también sabemos a dónde nos lleva, a que la democracia nos responda a las mujeres.

¿Qué le diría a los que creen que “va a ser necesario un contrato para tener sexo”?
Yo me estoy refiriendo al consentimiento en las relaciones que están generando violencia a una mujer. No estamos hablando de cuando las mujeres están con quién a ellas les da la gana en relaciones pacíficas, normales y emocionales. Hace falta no querer entender.

Hay quien dice incluso que con su propuesta “se carga la presunción de inocencia”…
El artículo 24 de la Constitución (toda persona tiene derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces) se respeta, la presunción de inocencia se respeta, pero tenemos que tener un planteamiento de trabajo para reformar nuestra legislación que garantice al máximo posible la libertad y el consentimiento de las mujeres. El que no lo quiera entender, que no lo entienda. Pero parece que las mujeres lo hemos entendido todas a la primera.

¿Valdría con una reforma del Código Penal o está pensando en una ley de violencia sexual?
La ministra de Justicia lo dijo en su día, y creo que ella lleva razón: las mujeres en este país nos merecemos, después de algunas sentencias que vemos, que el sistema nos responda con nuevas propuestas, mejores, que implican modificaciones de leyes importantes como el Código Penal para que esté mejor garantizada nuestra libertad. Todo tipo de violencia contra las mujeres merece ser mejor repensado. Porque lo que no puede ser es que sociedades democráticas, libres, desarrolladas, donde todo el mundo preveía que con más libertad la gente tendría relaciones más sanas y los delitos se acabarían, pues no sea así, sino que sea lo contrario. Si no se va en la dirección del respeto a nuestros derechos tendremos que reflexionar y tendremos que modificar algunas normas.

En su última comparecencia en el Congreso se mostró favorable a que la educación afectivo-sexual y reproductiva volviera a las aulas, ¿lo ve como una posibilidad esta legislatura?
Aun es más, lo que creo es que el gran debate que siempre tenemos con la educación no lo tenemos que focalizar sobre asuntos que no tienen ningún sentido en el siglo XXI, como que la religión no debe estar en el currículum, porque lo que sí tiene que estar en el currículum son los valores cívicos, aprender qué es la democracia y la educación sexual. Como tenemos todavía el tema (de la religión) embarrancado ahí, porque es un tema que tendría que estar ya resueltísimo como en cualquier democracia europea, no ponemos el foco a lo que se lo tenemos que poner. Nuestros niños y nuestras niñas tienen que recibir educación cívica, educación afectiva, educación sexual, educación en valores, porque al final una parte importante de tu vida depende de eso.

¿Lo van a proponer en esta legislatura?
Por nosotros no va a quedar. La reforma de la educación tiene que contener estos elementos. No es de recibo que la educación sexual esté a expensas de si los padres tienen a bien darla o no, o a que los niños aprendan mal, prematuramente, distorsionadamente qué son los afectos y el sexo.

En la última semana hemos vivido cuatro asesinatos machistas en España. Al menos dos tenían órdenes de alejamiento, ¿qué más puede hacer el gobierno para las mujeres que denuncian la violencia de género?
Tenemos que mejorar el tratamiento que reciben las mujeres cuando llegan a comisaría, la información que reciben. Sabemos que las denuncias aumentan, lo que significa que las mujeres empiezan a pensar que tienen que salir de ahí, pero el tratamiento que se les da es mejorable. Con la parte de recursos del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, Interior va a mejorar este tipo de situaciones. No pretendo con esto engañar a nadie, es un problema general de la sociedad, depende de las instituciones y de los recursos que ponemos, pero todos podemos apoyar.

“Es incomprensible que los padres obliguen a una chica a ser madre”

El derecho al aborto en España tiene sello socialista, ¿Están dispuestos a deshacer el último nudo que queda de la reforma del PP de 2015 y permitir que las menores de 16 y 17 años puedan interrumpir el embarazo sin pedir permiso a sus padres?
Sí, sí, por supuestísimo. Entre otras razones por algo que en aquel momento situó el debate del revés. En su día la derecha nos situó (a los socialistas) diciendo que queríamos que las chicas de 16 y 17 años abortaran. Nosotros queríamos que a las chicas nadie las obligara a ser madres para el resto de su vida sin quererlo ellas y queríamos que las que quisieran ser madres lo fueran por encima de lo que le aconsejara nadie.

¿Tiene potestad el Gobierno para proponerlo? ¿En esta legislatura lo va a hacer?
Desde luego, por nosotros no va a quedar que volvamos a proponer la reforma tal y como la hicimos. Primero, porque nos parece completamente incomprensible que un padre y una madre obliguen a una chica de 16 y 17 años a ser madre sin que ella quiera. Segundo, porque hay que respetarlas si no quieren ser madres, pero también si quieren serlo.

Ha mantenido con firmeza su oposición a regular la gestación subrogada, ¿qué mensaje le enviaría a las familias españolas que salen al extranjero para tener un hijo?
Entiendo perfectamente el deseo de tener un hijo. Tan perfectamente que lo he vivido. Creo que es un deseo absolutamente respetable y en la medida de lo posible cualquier sociedad democrática y digna tiene que intentar que esos deseos se cumplan. ¿Cómo? Pues como dice el Parlamento Europeo, el Consejo de Europa, el comité de bioética español, nuestra ley actual, casi todos los países del mundo: no a costa de los derechos de otro. Que no tengo que decir más veces que no estoy de acuerdo con eso. Y por encima de todo hay que proteger a los menores, vengan al mundo como vengan. En política unas cosas te pueden sorprender más que otras, todos los debates se pueden tener, pero me parece inaceptable que Ciudadanos meta a los menores en esto. Inaceptable.