Sánchez y Rivera anuncian que seguirán trabajando con los partidos que les tienden la mano

COMPARTIR

Mariano Rajoy ha reclamado a Pedro Sánchez que “no bloquee más la situación” y deje gobernar “a quien los españoles han dado más confianza que a usted”, en referencia a él mismo, y ha asegurado que “ha puesto las instituciones al servicio de su supervivencia”. Eso, ha dicho Rajoy al candidato socialista, también es “corrupción”. Una afirmación que el presidente en funciones ha improvisado sobre la tribuna. “Su fiesta ha llegado al final, usted ha perdido las elecciones, ha perdido esta investidura”, ha señalado.

Utilizando palabras del candidato del PSOE, el presidente ha defendido que no existe una “mayoría de izquierdas”. Por ello, le ha pedido que actúe en consecuencia y “respete la voluntad democrática de los españoles y no les obligue, por su cerrazón y por su sectarismo, a tener que volver a pronunciarse el próximo 26 de junio”.

Rajoy ha destacado que el acuerdo de Gobierno entre el PSOE y Ciudadanos “pretende la demolición de la obra que ha llevado a cabo el PP en estos cuatros años”. “Estamos ante una auténtica contrarreforma”. “Resulta inaceptable cuando esas políticas son las que han permitido superar el desastre que nos dejaron ustedes en 2011”.

Albert Rivera defiende con orgullo su pacto con el PSOE

“Es tiempo de gente que quiere cambio y acción; el inconformismo y la pereza no es la mejor receta”, le ha dicho al PP y a su candidato. “Con los ministerios que pide y los referéndums que quiere hacer, Iglesias no quiere un Gobierno a la valenciana, sino un Gobierno de traca”. “Hoy van a votar juntos los que quieren romper España y los que no quieren cambiarla”, ha expresado en alusión a la teoría de la “pinza” del PP y Podemos a PSOE y Ciudadanos que defienden los de Rivera.

Pablo Iglesias sigue con su show

“Fluye el amor en la política española. Pedro, sólo quedamos tú y yo”, comentaba jocoso Pablo Iglesias al comienzo de su discurso en la segunda jornada de votación de investidura.

“Era necesario relajar el tono y asumo la parte que me toca”, ha enmendado Iglesias creyendo que engañaba a alguien con su cansina pretendida jocosidad impropia de un parlamento serio. En esa línea, Iglesias ha pedido dejar atrás “las discusiones más agrias” porque, después de ellas, muchas veces llegan “los momentos más dulces”. “Ojalá el acuerdo al que lleguemos pueda llamarse el acuerdo del beso”, ha señalado el líder de Podemos, aludiendo al pico que se dio en aquel debate con su compañero Xavier Domènech y que es ya una de las imágenes de la investidura.

Dejar una respuesta

ocho − 2 =