El paro cae en 58.216 personas pero el empleo que se crea es cada vez de peor calidad

COMPARTIR

La Semana Santa suele ser la época del año en la que comienza el incremento de nuevos empleos, al ser España un país de servicios y sobre todo por el factor turismo, que este año está teniendo muchos más visitantes que el pasado. Los hosteleros se han declarado contentos ya que la ocupación ha sido de un noventa por ciento en los principales puntos de atracción turística. La construcción se anima, pero aún lleva un ritmo lento.

Con estos nuevos afiliados la cantidad de cotizantes españoles se sitúa en los 17.305.798 personas que tienen trabajo. El paro se ha situado en los cuatro millones, lo que hace que sea una de las cifras. Con estas cifras se pone de manifiesto la tendencia de los últimos dos años en los que el aumento del empleo va creciendo, aunque la calidad y la temporalidad son peores, a un ritmo lento pero al menos crece. El incremento de afiliados en 12 meses ha sido de 432.970 cotizantes, un 2,81% más.

No obstante, aquí se muestra cierto freno respecto a los meses anteriores. Durante buena parte de 2015, el incremento anual del empleo superó holgadamente el 3%, incluso llegó a superar el 3,5% en abril y mayo de 2015.

Aunque también las estadísticas arrojan cierto freno en la creación de empleo en los últimos meses debido a causas políticas por la falta de acuerdo en la formación de gobierno. 2015 fue un año electoral (elecciones andaluzas en marzo, municipales y autonómicas en mayo, catalanas en septiembre, generales en diciembre). De su mano creció la inversión y la obra pública —las cifras del déficit conocidas la semana pasada abundan en la idea— y el empleo en este sector, que tanto ha sufrido los rigores de la crisis. Durante los primeros meses del año pasado, antes de las elecciones municipales y autonómicas de mayo, la construcción ganó más de 20.000 afiliados. En el primer trimestre de este año, por el contrario, ha perdido poco más de mil.

En lo que se refiere a la industria, cuya afiliación crece a un ritmo menor que el año pasado. Este es uno de los sectores más internacionalizados de la economía española y a él le afecta tanto el freno en el comercio mundial como el parón en las inversiones. La mejora laboral se aprecia también en la marcha de la contratación. Sigue creciendo a marchas forzadas. El número de contratos firmados en marzo es de 1,508 millones, de los que el 9,99% son indefinidos. También en cifras acumuladas crece el número de contratos firmados hasta el momento. Durante los tres primeros meses del año ha crecido la contratación un 6,11%. En definitiva, los datos son considerados como muy positivos, si bien hay que insistir en que la creación de empleo cada año que pasa es de peor calidad.

Dejar una respuesta

11 − diez =