La actividad del Tercer Sector es la participación de la sociedad civil

COMPARTIR

Las Fundaciones son entidades privadas que se ponen al servicio de la ciudadanía. Son entidades que promueven acciones diversas y honorables para subsanar los agujeros que nos deja una administración pública que no llega a todo. Son actividades loables como la defensa de los derechos humanos, la asistencia e inclusión social, proyectos educativos, culturales, científicos, deportivos, sanitarios, de defensa del medio ambiente, etc. Las fundaciones reclamaban un protectorado único de ámbito autonómico que sea un referente profesional y de calidad que ayude a mejorar el gobierno, la transparencia y la gestión de las fundaciones.

La propuesta apoyada por la unanimidad de la cámara, perseguía ese fin y acordaba la unificación de un patronato, que funcione como un registro mercantil con criterios únicos y con profesionales que garanticen el asesoramiento y la actividad de las fundaciones. Esta propuesta no supone un gasto extraordinario, supone una restructuración del personal que actualmente está repartido por las distintas Consejerías, supone una coordinación y cualificación mayor, para cubrir el servicio propuesto. Insistimos que es un mandato legal que fue superado hace más de un año a nivel estatal y que pocas comunidades autónomas quedaban como la de la Comunidad de Madrid. Llegar tarde supone tener mayor conocimiento de lo sucedido y evitar errores, mayor criterio y capacidad de enmienda.

Uno de los retos políticos más perseguidos es la transparencia. Esta propuesta escenifica la simplicidad y el rigor administrativo, persigue evitar escándalos e irregularidades, con una ventanilla única y un portal activo dotado de contenido, con cuentas públicas y con seguimiento de los proyectos que pondrán luz y taquígrafos a la actividad de las fundaciones.

Las razones por las que se considera positiva la creación de un protectorado único de fundaciones en el ámbito de la Comunidad de Madrid, se encuentra en la necesidad de hacer efectivo un marco regulador homogéneo para las fundaciones madrileñas, reduciendo la diversidad de criterios, la inseguridad jurídica que ello puede generar, y ayudar a mejorar el gobierno, la transparencia y la gestión de las fundaciones así como contribuir a incrementar la coordinación administrativa con el protectorado estatal y entre los protectorados de las distintas Comunidades Autónomas, por eso nos felicitamos de que todos los grupos políticos hayan sabido ver las virtudes de la propuesta y la hayan respaldado.

Dejar una respuesta

2 × tres =