Los consejos del danés que ha visitado los 193 países del mundo para viajar con poco dinero (o casi gratis)

Jeppesen asegura que logró esa hazaña gastando en total unos 50.000 euros, el equivalente a unos 15 euros diarios si se tiene en cuenta que empleó más de 3.000 días en su periplo por todos los países del planeta.

Henrik Jeppesen es un danés de 28 años cuya casa es el mundo. Lleva alrededor de 9 años viajando y en abril de 2016 se coronó como la persona más joven en visitar los 193 países que, según Naciones Unidas, hay en el mundo.

En total ha dedicado más de 3.000 días de su vida a viajar, se ha alojado en más de un millar de hoteles, se ha subido haciendo autostop a más de un millar de coches, ha realizado más de 850 vuelos, ha llenado de visados y sellos diez pasaportes, le han robado sólo cuatro veces… Y todo esto lo ha hecho gastando muy poco dinero.

Jeppesen asegura que logró esa hazaña gastando en total unos 50.000 euros, el equivalente a unos 15 euros diarios si se tiene en cuenta que empleó más de 3.000 días en su periplo por todos los países del planeta.

Ahora que Jeppesen ha hecho de sus viajes una forma de ganarse la vida, puede disfrutar de vuelos y hoteles de cinco estrellas completamente gratis. Sin embargo, hasta hace pocos años esto no era así, y él también tenía que buscarse la vida para poder financiar sus viajes. Sus claves para viajar por poco dinero son varias:

Vuelos

Sus claves para viajar por poco dinero son varias. Para empezar, estar pendiente de las ofertas de las compañías aéreas. “Yo he viajado de Dinamarca a África por 6 euros. A Italia y a Marruecos he ido por 3 euros. He volado de Malasia a Australia por 40 euros. Y he hecho vuelos internos en Malasia que me han salido por 2,5 euros”, revela.

Los billetes de avión suelen ser uno de los gastos más importantes para los viajeros . Pero no para Henrik Jeppesen. “Yo he viajado de Dinamarca a África por 6 euros. A Italia y a Marruecos he ido por 3 euros. He volado de Malasia a Australia por 40 euros. Y he hecho vuelos internos en Malasia que me han salido por 2,5 euros”, asegura.

Para conseguir esos precios, Jeppesen dice que es necesario estar pendiente de las ofertas de las compañías aéreas e incluso estar abonado a los boletines informativos de las principales aerolíneas de bajo costo.

La flexibilidad tanto en las fechas como en los destinos también es un factor a favor del viajero. “Y también es necesario viajar ligero de equipaje para evitar las tarifas que muchas compañías suelen cobrar si excedes un cierto número de kilos o las dimensiones que autorizan para el equipaje de mano”, insiste Jeppesen.

Alojamiento

El alojamiento es otra de las cuestiones que más daño suele hacer al bolsillo. Sin embargo, en su vuelta al mundo visitando todos los países Jeppesen asegura que no habrá gastado más de 100 euros en hoteles en total .

Jeppesen aconseja alojarse en las casas de la gente del lugar. “Siempre hay personas dispuestas a ceder un sofá o un colchón a quien lo necesite, asegura. El experto dice utilizar con regularidad la aplicación Couchsurfing (una compañía que ofrece a sus usuarios intercambio de hospitalidad), pero también se ha hospedado en casas de personas que ha conocido por la calle y nunca ha tenido problemas.

Pero Jeppensen reconoce que hay ocasiones en las que no ha conseguido encontrar un alma caritativa que le prestara un sofá. “En esos casos se puede dormir en el aeropuerto. Buscas una zona más sosegada y te acomodas allí, con la tranquilidad de que suelen ser lugares seguros”.

Transporte

El danés nunca alquila coches ni se desplaza en taxi. Para el lo más cómodo es hacer autostop y dice no haber tenido nunca una mala experiencia en ninguno de los 1.000 coches a los que se ha subido, aunque aconseja “estar atento”.

En caso que no se pueda hacer autostop, Jeppesen recomienda emplear buses baratos.

Comidas

Este danés aconseja comer alimentos comprados en los supermercados . “Es lo más barato”, explica.

Patrocinio

En Madrid, por ejemplo, se aloja estos días en un súper hotel de cinco estrellas por el que no paga nada .

“Les escribí, les propuse que me dieran gratis una habitación a cambio de escribir sobre ellos y aceptaron”, cuenta. Y el billete de Madrid a Brasil corre a cargo de Tap, la compañía aérea portuguesa, que le invita.

“Ese es mi último consejo: si uno quiere pasarse la vida viajando debe hacerse un blog y cuentas en las redes sociales y tratar de encontrar patrocinadores . Eso es lo que he hecho yo, y funciona”.

Dejar una respuesta

2 + dieciocho =