Holanda detiene a la ultraderecha y al populismo antieuropeo

El primer ministro Mark Rutte gana las elecciones al partido de extrema derecha de Geert Wilders al conseguir 33 escaños muy por delante de los 20 de su rival.

COMPARTIR

Los holandeses decidían ayer con su voto frenar o dar alas al populismo antieuropeo y a la extrema derecha que amenaza la estabilidad del viejo continente. Y decidieron darle la victoria a su actual Primer Ministro, Mark Rutte, que con sus 33 escaños se ha alzado como ganador de unos comicios que se presentaban “a cara de perro” por el previsible ascenso del PVV de Geert Wilders al que las encuestas le auguraban un mejor resultado que los 20 asientos que finalmente ha conseguido.

A pesar de que pierde 8 escaño y de estar lejos de los 76 que se necesitan para formar Gobierno, ha conseguido frenar “al populismo equivocado”. Con estos resultados, Rutte deberá entenderse con tres o cuatro partidos para formar su ejecutivo y mantenerse en el poder otros cuatro años.

Los 150 diputados que se elegían e ayer han quedado repartidos entre doce partidos. El VVD conservador de Rutte ha sumado 33 escaños y le siguen el ultraderechista PVV con 20 diputados; los cristianodemócratas del CDA, con 19; los demócratas del D66, con 19 parlamentarios; los socialistas del SP, con 14; los ecologistas del GL, también con 14; y los socialdemócratas del PvdA, con 9.

Los sondeos situaron durante muchos meses a Wilders como principal favorito en estos comicios, sin embargo el electorado holandés se ha movilizado como nunca, con un 77,7 % de participación, y ha girado hacia la izquierda ya que los partidos que se sitúan en este lado ideológico han conseguido unos resultados poco esperados. Pero la iniciativa de formar Gobierno recae en el liberal Rutte que previsiblemente pactará con el DCA y los liberales progresistas de Demócratas 66. Detrás de ellos se situó el Partido Socialistas se quedó en 14 escaños, perdiendo uno respecto a las elecciones de hace cuatro años. El gran perdedor de la noche fue el Partido Laborista PdvA, la formación socialdemócrata que hasta ayer era socio en el Gobierno de Rutte que pasó de sus 38 diputados a tan sólo 9.

El ultraderechista Wilders reconoció su derrota a pesar quiso felicitarse de los resultados obtenidos ya que le hacen ganar apoyos y diputados “esto es una primavera patriótica. Yo soy un luchador y no un populista y estoy dispuesto a hacer una fuerte oposición”, afirmó.

La siguiente batalla en Europa se librará en Francia y en Alemania donde se espera con gran expectación y preocupación lo que pueda ocurrir en sus respectivos comicios. En palabras del holandés Rutte “Nos jugamos o bien un cambio de rumbo hacia la dirección contraria o una apuesta por una política no experimental, que logre más éxitos a partir de los éxitos de los años anteriores”.

Desde Europa se respiró cierto alivio al conocer los resultados. El primero en celebrarlo fue Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea que felicitó a Holanda por haber optado, según sus palabras, “por Europa y contra el extremismo”.

Dejar una respuesta

15 + 7 =