El Gobierno no logra sacar adelante la convalidación del decreto de la estiba

Se trata de una sonrojan derrota parlamentaria que no ocurría desde 1979 y supone para el Ejecutivo un problema político y económico.

COMPARTIR

El Gobierno de Mariano Rajoy ha sufrido un fuerte varapalo político en el Congreso de los Diputados al perder la votación de la convalidación el decreto ley sobre la estiba con el que se pretendía liberalizar el sector lo que ha supuesto un fuerte rechazo del sector.

Desde 1979, un Gobierno no se había visto en la tesitura de no poder convalidad un decreto lo que muestra la debilidad del Ejecutivo de Rajoy. En la votación, tan sólo ha contado con el apoyo del PNV y la abstención de Ciudadanos. El resto de grupos ha votado en contra. En total han sido 142 votos a favor, 175 en contra y 33 abstenciones.

Mariano Rajoy y su Gobierno no han conseguido así los apoyos necesarios para convalidar el decreto ley sobre la liberalización del sector de la estiba y que le ha supuesto ya grandes quebraderos de cabeza no sólo por su incapacidad para aprobar la nueva ley sino también por el conflicto generado con el sector a cuenta precisamente del decreto que quiere aprobar el gobierno.

El Ejecutivo confiaba en convencer a Ciudadanos y al PNV para que le apoyaran en el Parlamento pero Juan Manuel Villegas se encargó ya de dejar claro que su grupo se abstendría en la votación. El partido naranja había condicionado su respaldo al buen desarrollo de la reunión entre el ministro de Fomento, Íñigo De la Serna con la patronal y los sindicatos del sector. Sin embargo, el fracaso de esas negociaciones ha hecho que Ciudadanos se decante por abstenerse.

PROBLEMA ENQUISTADO

El Gobierno, en cumplimiento de una sentencia del Tribunal Europeo, se ha visto obligado a aprobar un decreto ley que liberaliza el sector de los estibadores. Sin embargo estos, anunciaron movilizaciones para protestar por estas medidas. Las negociaciones entre el Gobierno y los sindicatos no llegaron a buen puerto ya que, según indican desde el Ejecutivo, las reivindicaciones del sector no pueden recogerse en la ley porque no cumplen con el dictamen europeo.

El problema que se le presenta al Gobierno es que ahora tiene que convalidar este decreto ley donde no cuenta con la mayoría necesaria para sacarlo adelante. Las negociaciones del propio Ejecutivo con el resto de grupos políticos no han sido fructíferas ya que ningún grupo quiere aprobar junto al Gobierno una ley que está creando gran malestar en el sector y un conflicto laboral con huelgas y paros.

Mariano Rajoy se comprometió con Bruselas a acatar la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de diciembre del 2014 en el que daba a España un plazo de 3 años para liberalizar el sector por considerar que las normas actuales de la estiba española incumple las normas comunitarias.

De no cumplirse la sentencia, España se enfrenta al pago de una multimillonaria multa. Sin embargo los partidos políticos instan al Gobierno a que entable una negociación con los sindicatos y la patronal del sector para que se pueda cumplir con la normativa europea y también con las exigencias de los trabajadores de la estiba. De momento esto supone un punto difícil de alcanzar.

Dejar una respuesta

13 − 4 =