La pesadilla continua

COMPARTIR

Vaya martes. De esos días que no nos gusta escribir sobre ellos. Volvía la Champions y con ella el espectáculo del mejor fútbol europeo. Pero a las 19:00 de la tarde, según anunciaba la agencia de noticias AFP, el autobús del Borussia Dortmund fue atacado con varias explosiones. La policía lo confirmaba minutos después. Tras el ataque, la UEFA se reunió de urgencia y tomó la decisión de suspender el partido. La decisión tomada fue que el encuentro se va a jugar hoy a las 18:45.

Sin embargo la noticia fue aun peor. Marc Bartra fue herido en su muñeca y tuvo que ser operado de urgencia de una fractura en el radio de la mano derecha y se le han extraído varios fragmentos de cristal de la piel. El jugador se encuentra fuera peligro.

Pero hablemos de fútbol y olvidémonos de los cafres que intentan manchar la vida.

Llegaban la 20:45 y el Barcelona se volvía a enfrentar a una ida de una eliminatoria de la Champions League. Esta vez, ciudad: Turín, rival: Juventus. Luis Enrique volvía a salir con una defensa de tres que no funciona y que en los dos últimos partidos tiene un parcial de 5-0. De nuevo Jordi Alba en el banquillo y en el campo jugadores como Mathieu o Mascherano que no dan el nivel para jugar este tipo de partidos. Y el sueño plácido duró 7 minutos, en el momento que Cuadrado volvió loco a Mathieu y sirvió en bandeja de plata el primero a un Dybala que fue el mejor del partido. El equipo azulgrana no encontraba su sitio en el partido aunque Iniesta tuvo una ocasión clarísima pero apareció Buffon con una mano salvadora. Minutos más tarde llegó el duro golpe. Mandzukic se recorría toda la banda del Juventus Stadium y con un gran pase atrás, Dybala con un remate de genio ponía el 2-0 en el marcador.

La Juventus no cedía ni un milímetro y tras el paso por vestuarios Chiellini en el 55′ imponía su ley marcando el definitivo 3-0, dejando a Mascherano a la altura de su partido. Ni agarrándole pudo evitar el gol de cabeza a la salida de un córner. Luis Suárez tuvo una gran ocasión para poner un esperanzador 3-1 pero se fue lamiendo el poste.

El Barcelona está condenado a otro milagro que sabemos que es capaz pero la Juventus no es el PSG y ayer con un partido sólido y serio dejó claro que no será fácil marcarle al menos 3 goles en el Camp Nou ya que es un equipo ofensivo pero que si tiene que jugar al Catenaccio lo hará a la perfección. Incluso tras el partido, Luis Enrique comentó que esta vez le cuesta más creer en la remontada.

Dejar una respuesta

quince − 1 =