Aguirre declara por el ‘caso Gürtel’: “No conocía a Correa ni a su empresa, y jamás hablé con él”

La que fuera presidenta de la Comunidad de Madrid durante nueve año estaba citada a las 10 de la mañana en la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares para comparecer como testigo en el juicio por la primera época de actividades de la trama Gürtel.

COMPARTIR

Poco antes de las 9 de la mañana, la que fuera presidenta de la Comunidad de Madrid y del PP de la región, y actualmente portavoz popular en el Ayuntamiento de la capital, Esperanza Aguirre, hacía su entrada en la Audiencia Nacional en su sede de San Fernando de Henares tras el ‘mazazo’ recibido ayer con la detención del que fuera ‘su otra mano derecha’ y sustituto en el cargo autonómico, Ignacio González.

La mandataria declaró hoy como testigo en el juicio por la primera época de actividades de la trama Gürtel, entre 1999 y 2005, e inauguró, así, un largo ‘cartel’ de altos cargos que ‘desfilarán’ por estas dependencias judiciales, entre ellos, Javier Arenas, Francisco Álvarez Cascos, Ángel Acebes o Rodrigo Rato. También está citado, como se hizo público este martes, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aunque sin fecha definida por el momento.

Pero no es la primera vez que Aguirre tiene que responder. En diciembre de 2013 contestó a las 170 preguntas marcadas por el instructor de la causa, el juez Pablo Ruz. Por aquel entonces, testificó que no sabía quien era el ‘cabecilla’ de la red, Francisco Correa, hasta que salió a la luz la trama en el año 2009; ni que se estuvieran produciendo irregularidades de contratación. “No he visto a este señor en mi vida, salvo en fotografías después del auto”, confesó en esos días.

PRIMERAS INTERVENCIONES
Aguirre aprovechó los momentos iniciales de su declaración para hacer alarde de su gestión durante sus nueve años como máxima dirigente de la región madrileña: “Inauguramos colegios cada semana, 12 hospitales, 80 estaciones de Metro (…). Teníamos un proyecto electoral muy ambicioso (…)”. El juez tuvo que solicitar que fuera breve y que no se extendiera.

También remarcó que uno de los imputados, Alberto López-Viejo “no era una persona de mi confianza, sino conocida por organizar actos y que había pasado por el Ayuntamiento de Madrid”. Y ante la cuestión, “¿conocía a Correa?”, Aguirre mostró idéntica reacción que tiempo atrás. “Jamás, y mucho menos a su empresa. Jamás hablé con él”, alegó cuando se cumplía una hora desde su llegada a la sala. Además, negó haber recibido regalos del aludido. “Si son de valor, los devuelvo, si son de propaganda o fungibles, como chocolate, se los queda mi gabinete”.

La comparecencia de Aguirre terminó alrededor de las 13 horas, y la acusación siguió ahondando sobre el mismo asunto, su vínculo con Correa. “Hay mucha gente con la que me hago fotos, pero no les conozco de nada”, aseveró. Asimismo, reconoció que “participaba en muchos actos” debido al cargo que ostentaba, “pero de precios no sabía nada”, y tuvo que enfrentarse a cuestiones relativas a la financiación de campañas electorales del alcalde de Pozuelo de Alarcón y exmarido de Ana Mato, Jesús Sepúlveda; y también de su homólogo en Majadahonda, Guillermo Ortega.

“CONMOVIDA” y “DISGUSTADA”
El ‘caso Gürtel’ dejó más de una veintena de políticos imputados durante los nueve años de mandato con ‘sello Aguirre’, entre ellos, Lucía Figar o Isabel Gallego. Al listado se une, ahora, Ignacio González, en el marco de la ‘operación Lezo, que fue detenido en la jornada de ayer y ha pasado la noche en la comandancia de Tres Cantos tras 14 horas de registro tanto en su domicilio como en su despacho de la calle Alcalá.

La líder popular dijo sentirse “conmovida” y “disgustada”. “Estoy convencida que no ha podido hacer semejante cosa. Si lo ha hecho, puedo asegurar que para mí es un mazazo enorme, porque es una persona a quien entregué mi entera confianza”, explicó esta mañana ante los micrófonos de la cadena COPE; y añadió que, en caso de ser inocente se “debe estar pasando un calvario, y lo que le queda por pasar”, remarcó.

Visiblemente emocionada se mostró a su salida de la Audiencia Nacional, y no pudo evitar alguna lágrima ante los medios de comunicación cuando tocó hablar de González. “Si cometió irregularidades sería lamentable y un palo muy, muy, muy duro”, manifestó en una intensa jornada matutina que catalogó de “muy triste”.

Dejar una respuesta

5 × cinco =