El alcalde de Valdemoro busca soluciones a la ingobernabilidad del Ayuntamiento

Tras rechazar la oposición las medidas propuestas por el Ministerio para refinanciarse la deuda, el consistorio se encuentra en una situación económica crítica.

COMPARTIR

El municipio de Valdemoro tiene a su Gobierno Municipal tambaleándose por culpa de la abultada deuda municipal que asciende a 130 millones de euros. Por ello, el alcalde de la localidad, Guillermo Gross, ha convocado a todos los portavoces de los grupos municipales para intentar llegar a un acuerdo que saque del atolladero en el que se encuentra al ayuntamiento.

Todo se ha precipitado tras el nuevo rechazo del Pleno, en la última sesión ordinaria celebrada el pasado 27 de abril, a la propuesta del Gobierno local de solicitar al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas la refinanciación de la deuda mediante la ampliación del periodo de carencia en tres años más y la aprobación de un nuevo Plan de Saneamiento.

En palabras del Primer Edil, la decisión del último Pleno en este sentido ha marcado un punto de inflexión en la legislatura, y pone de manifiesto que no existe una mayoría estable que permita la gobernabilidad del ayuntamiento y aplicar las medidas que resultan necesarias para la sostenibilidad de los servicios públicos del municipio.

La convocatorio a todos los portavoces municipales obedece a la necesidad de alcanzar un calendario de reuniones que permitan, finalmente, llegar a un acuerdo de estabilidad y gobernabilidad, reuniones en las que todos los grupos podrán poner sobre la mesa sus propuestas, cuestiones y soluciones que crean convenientes.

El grave problema económico del municipio radica en los 130 millones de euros de deuda a la que tienen que hacer frente. Y eso que en el último ejercicio se ha reducido esta cifra en 8 millones de euros.

La cantidad que se debe se distribuye en deuda financiera (82 millones) y no financiera (48 millones). La primera proviene de los dos anteriores planes de pago a proveedores que puso en marcha el Ministerio de Hacienda a los que el ayuntamiento se acogió en los años 2012 y 2013 y que suponen que el consistorio deba desembolsar 13 millones de euros cada ejercicio en los próximo siete años, tras haber agotado a mediados de 2016 el periodo de carencia inicial.

Con objeto de dar solución a este problema que amenaza el futuro del consistorio, el Gobierno local sometió dos propuestas a la aprobación de Pleno, los pasados 6 y 7 de abril que finalmente no contaron con el apoyo de la oposición para ponerlas en marcha Tampoco salió adelante la propuesta presentada el 27 de abril tras la ampliación del plazo por parte del ministerio.

Dejar una respuesta

2 × 4 =