Las empresas apuestan por las redes sociales

COMPARTIR

La proliferación del uso de las redes sociales en nuestro país ha abierto un amplio abanico de posibilidades para las empresas españolas, que encuentran en las diferentes plataformas un ingente mercado en el que pueden expandirse y desarrollar su negocio. Según el INE, en 2016 el 43% de las empresas de menos de 10 empleados utilizaron frecuentemente alguna red social. Y de ellas, el 91,5% cree que son útiles en mayor o menor medida para la generación o desarrollo de su negocio.

Las redes más utilizadas son Facebook, Linkedln, Twitter, Youtube e Instagram y permiten a las empresas ganar en visibilidad, y también establecer un canal directo de comunicación con sus clientes o posibles clientes.

Pero las empresas saben que tener presencia en las redes sociales les obliga a planificar una política adecuada de marketing para que el desembarco en este universo digital no se vuelva en su contra. Por ello, cada vez más se apuesta por contratar a profesionales, que son los encargados de gestionar los diferentes perfiles.

El comienzo de la andadura empresarial en las redes sociales debe ser planificado y coherente. Abrir un perfil en redes sociales es relativamente sencillo, pero para alcanzar el éxito debe haber una programación seria. Aquel que pretenda un retorno rápido de su presencia en las distintas redes se equivoca.

Muchos empresarios quieren tener cientos de seguidores de Twitter o miles de ‘me gusta’ en su fanpage de Facebook al día siguiente de abrir el perfil de su marca. Pero deben tener paciencia ya que esto requiere tiempo y dedicación. Aquellos que optan por la compra de seguidores están cayendo en uno de los errores más comunes. Este ‘atajo’ no tiene mucho sentido como explican desde 1and1 y los caminos para llegar al éxito deben ser otros. El objetivo principal de una empresa con la apertura de sus nuevos canales de comunicación no es tanto el número de seguidores, como construir una comunidad alrededor de su marca que le aporte reputación, un aumento de las ventas, la captación de nuevos clientes, o una fuente de tráfico hacia su página web.

Tras tener claro qué hacer, cuándo y cómo, es cuando ya se puede comenzar con el trabajo diario que debe ser dinámico y constante. Por lo tanto, no se trata de abrir un perfil, poner cuatro mensajes y olvidarnos de ello. Lo importante es la interacción y la retroalimentación que se puede llegar a tener con la comunidad que se crea alrededor de nuestra marca.

Las empresas españolas con web propia, sobre todo las pequeñas y medianas, tienen más presencia en redes sociales que las de Estados Unidos, Reino Unido, Francia o Alemania, lo que indica la importancia que ha alcanzado en nuestro país el uso de estas herramientas.

Y no sólo las empresas se adentran en las redes, también los organismos oficiales como los ayuntamientos apuestan por Internet. Aunque para ellos el objetivo es otro, que tiene más que ver con la relación directa con los ciudadanos o la puesta en valor de las políticas llevadas a cabo por los distintos Ejecutivos locales.

En España hay 19.200.000 personas que usan diariamente las redes sociales, según el Estudio Anual de Redes Sociales 2017, y este es un mercado muy jugoso que las empresas quieren conquistar.

Dejar una respuesta

nueve − uno =