Bruselas aprueba la política económica del Gobierno socialista de Portugal

La Comisión Europea saca a nuestros vecinos portugueses del procedimiento de déficit excesivo, tras dejarlo por debajo del 3%, mientras que España seguirá bajo la vigilancia de Bruselas.

COMPARTIR

Cuando el socialista Antonio Costa formó un gobierno de izquierdas en la vecina Portugal, con el apoyo externo del Bloque de Izquierdas y del Partido Comunista Portugués, muchos mandatarios europeos vieron con especial preocupación el rumbo que iba a tomar la economía portuguesa. Y otros tantos se echaron las manos a la cabeza.

Meses después, la Comisión Europea ha propuesto sacar a Lisboa del proceso sancionador por déficit excesivo. El gobierno de Costa ha cumplido con una rigurosa política económica y ha conseguido controlar el déficit excesivo cosa que no se producía desde el año 2009. Hay que recordar que la economía portuguesa tuvo que ser rescatada por la Unión Europea con un montante de 78.000 millones de euros. Además, el año pasado estuvo a punto de recibir una millonaria multa por desviarse en sus objetivos presupuestarios.

Pero ahora, los ajustes del gobierno de izquierdas ha convencido a los economistas europeos. Con un déficit del 2% en 2016 y una previsión para el 2017 del 1,8 en 2018; y del 1,9% en el 2019, la economía de Portugal ya no es un problema para Europa.

Si en las próximas semanas los ministros de Economía (Ecofin) confirman la propuesta de la Comisión, Portugal pasará a lo que se denomina “brazo preventivo” y abandonará el “brazo correctivo” del Pacto de Estabilidad y de Crecimiento. En éste último seguirán cuatro países España, Francia, Grecia y Reino Unido.

ESPAÑA DEBERÁ SEGUIR BAJO VIGILANCIA

Por su parte, las recomendaciones para España, dirigida por el gobierno conservador de Mariano Rajoy, no son tan buenas. La Comisión Europea recomienda que Bruselas siga vigilando las cuentas españolas debido al déficit excesivo. Somos el país europeo que más desviación de déficit tiene previsto, con el 3,2% para el 2017 y el 2,6% previsto para 2018.

Aunque desde Europa se valora el esfuerzo realizado por España, sigue recomendando medidas de ajuste en nuestra fiscalizad, así como mejorar la eficiencia del gasto y controlar la contratación pública.

Y no sólo quedan ahí las recomendaciones, ya que proponen que nuestro país debe favorecer la contratación indefinida, mejorar los servicios regionales de empleo y solucionar la desigualdad de ingresos entre territorios. Igualmente, desde Europa ponen el foco en nuestra deficiente inversión en I+D+i que se encuentra en el 1,22% del PIB, mientras que la media europea es del 2%.

Dejar una respuesta

18 − 1 =