Qué mala Honda

COMPARTIR

“Es una pena, no nos merecemos esto”. Quedaban tan sólo 21 vueltas y Fernando Alonso tenía posibilidades reales de ganar las 500 Millas de Indianápolis en la primera vez que participaba. Pero de nuevo Honda y su motor. De nuevo la fiabilidad de la marca japonesa, hizo estragos los sueños del piloto español.

Desde la salida se vio a un Fernando Alonso muy seguro en la conducción, como si esta fuese su décima vez. Ya en la vuelta 29 tras la primera en boxes, Alonso lideraba la carrera mientras que los favoritos se metían en tráfico con los doblados. La gestión de la salida del asturiano fue muy buena, encontrando el hueco perfecto en el grupo.

Avanzaba la carrera y en la vuelta 55 se produjo el accidente que sobrecogió a todos. Jay Howard perdió el control de su Honda, se fue contra el muro y al volver a la pista chocó contra Scott Dixon, el poleman y favorito. El impacto fue tremendo, incluso con varias vueltas de campana. Una de ellas dejó el coche de costado sobre el muro. Solamente con media vuelta de más, la cabeza del neozelandés hubiese impactado contra el hormigón, con un resultado mucho peor. Ambos pilotos salieron ilesos. El monoplaza de Dixon se desmontó totalmente bajo el fuego que recubría la parte trasera.

La parte central de la carrera estuvo marcada por las banderas amarillas y los accidentes que no dejaban coger ritmo a los pilotos. A falta de 30 vueltas, Alonso empezó a tirar y adelantó a dos rivales, las opciones estaban ahí. Pero a falta de 21, el motor del asturiano dijo basta y dejó al piloto español sin su sueño. Takuma Sato se hizo con la victoria por delante de Castroneves y Ed Jones. Oriol Serviá también tuvo que abandonar.

“Quién sabe en qué posición habríamos acabado. Todo el día fue una experiencia agradable. Disfruté de la presentación. La carrera fue muy divertida. Creo que ofrecí un buen rendimiento e incluso he liderado la carrera durante varias vueltas. En líneas generales ha sido una grata sorpresa. Me alegro de haber sido competitivo. Y si vuelvo a participar en esta carrera será más fácil. Lo cierto es que ha sido muy divertido. Ha sido una de las mejores experiencias de mi carrera”, declaraba Fernando tras el abandono.

Vettel sigue mandando 

En la otra gran prueba de motor del fin de semana, Vettel se hizo con la victoria en el Gran Premio de Mónaco por delante de Raikkonen y Ricciardo. El alemán y el equipo Ferrari hicieron una estrategia perfecta. Raikkonen salía desde la pole pero entró a boxes primero. En ese momento, Vettel impuso un ritmo infernal durante las vueltas que estaba virtualmente líder y consiguió tras su parada salir por delante de su compañero de equipo. En el Principado no faltaron los accidentes ni el Safety Car, que hicieron la carrera más entretenida. Carlos Sainz logró un magnífico sexto puesto, aguantando los envites de todo un Lewis Hamilton en la parte final de la carrera. Un Lewis Hamilton que logró remontar siete puestos, saliendo en la 14ª posición y acabando 7º. Button, que sustituía a Fernando Alonso para esta carrera, tuvo una conversación por radio con el asturiano y puso un punto de humor a la carrera. “Me voy a mear en tu coche”, le decía en tono jocoso el inglés.

El Mundial de pilotos lo lidera Vettel con 129 puntos seguido de Hamilton con 104 y Bottas tercero con 75.

Dejar una respuesta

2 × 1 =