Vacaciones como en casa

COMPARTIR

Se acerca el periodo de descanso estival y las familias buscan el destino ideal para alejarse del ajetreo diario y disfrutar de los días de asueto. Pero primero hay que acertar con el lugar escogido para que las vacaciones no se conviertan en un infierno. Además, hay que tomar otras importantes decisiones. Ya no solo nos preguntamos aquello de “¿playa o montaña?” sino que nos cuestionamos también cómo ir o el tipo de alojamiento.

En definitiva, cuando tenemos unas semanas de relax por delante queremos que todo sea perfecto y queremos sentirnos como en casa.

Los españoles tenemos fácil la elección del destino ya que vivimos en un país que es uno de los lugares preferidos por los europeos. Islas como Mallorca, Ibiza o Menorca se encuentran entre los paraísos turísticos más apetecibles para descansar.

Menorca es una isla de contrastes. Cuenta con más de 200 kilómetros de costa, con cerca de un centenar de playas y calas paradisíacas. Además su riqueza natural y paisajística hace de la isla el lugar perfecto para la práctica de actividades deportivas en contacto directo con la naturaleza. En su interior, la isla está plagada de caminos rurales ideales para recorrerlos a caballo o en bicicleta. Otro de los encantos turísticos menorquines es la amplia y variada oferta gastronómica que hace las delicias de los paladares más exigentes.

A la hora de elegir el tipo de alojamiento cada vez nos decantamos más por alquilar una casa turística en vez de ir a un hotel. Cerca del 20% de los turistas españoles se inclinan por esta opción. Según el Instituto de Estudios Turísticos, alrededor de 47 millones de personas se alojaron el año pasado en viviendas alquiladas o propias, por los 32 millones que fueron a un hotel.

En internet proliferan las plataformas para poder contactar directamente con los propietarios de los pisos en alquiler. Con Holidu, en unos pocos clics cualquiera desde el ordenador de su casa puede elegir el alojamiento que más se ajusta a sus necesidades.

Y es que las ventajas que ofrece un apartamento sobre los hoteles son múltiples, desde el precio hasta la propia comodidad. Solo hay que tener cuidado a la hora de alquilar para que como se dice vulgarmente no nos den “gato por liebre”.

Alquilar puede suponer una ahorro sobre todo si compartimos el alojamiento con toda la familia, incluidos abuelos, novios, novias, amigos, etc.

Si optamos por pisos con varias habitaciones, cada uno tendrá su espacio y evitaremos discusiones inútiles.

Otra de las ventajas es la de disponer de cocina propia, así nos olvidamos de los horarios de comedor o solventamos los problemas de aquellos que tengan alergias o intolerancias alimentarias.

Y tampoco debemos cargar con cosas de más ya que en un apartamento podemos tener lo mismo que tenemos en nuestro hogar: lavadora, varias televisiones, plancha, etc.

Aquellos que viajamos con hijos, que somos la inmensa mayoría, lo tenemos claro. La opción del apartamento turístico es la mejor. Así, los días de vacaciones sirven para cargar las pilas para el resto del año.

Dejar una respuesta

dos × dos =