Valdemoro tiene un alcalde socialista 18 años después

Serafín Faraldos ha sido elegido tras prosperar la moción de censura planteada por cuatro grupos políticos

COMPARTIR

El Pleno extraordinario de hoy en el Ayuntamiento de Valdemoro en el que se ha debatido la moción de censura contra el ya ex alcalde Guillermo Gross (Ciudadanos) ha prosperado gracias a los 13 votos del PSOE, Ganemos Valdemoro, Proyecto TUD e Izquierda Unida. Han votado en contra 9 ediles (los del PP y los de Ciudadanos) y se ha abstenido el concejal No Adscrito. Por tanto, tras 18 años en la oposición, el Partido Socialista, con Serafín Faraldos al frente, recupera la alcaldía de este importante municipio de Madrid de 75.000 habitantes.

Tras la votación, el nuevo regidor ha prometido el cargo con la fórmula legal y el compromiso personal “prometo servir a mi pueblo como valdemoreño que soy y hasta que ustedes lo decidan”. Tras recoger el bastón de mando de manos del alcalde saliente, Guillermo Gross, el nuevo alcalde se ha acordado en sus primeras palabras “de quienes lucharon contra la corrupción” y ha agradecido al resto de grupos que le han apoyado su trabajo por “haberlo hecho todo fácil”. Además, ha declarado que va a trabajar por todos los vecinos y vecinas de Valdemoro con el fin de “no dejar a nadie atrás” y concluyó que a partir de ahora las puertas del Consistorio están abiertas a todos “nunca más un ayuntamiento sin su gente”.

La sesión comenzó puntual, a las 12:00 de la mañana. Y era tanta la expectación de vecinos y medios de comunicación que el salón de plenos se quedó pequeño. Casi la mitad del aforo fue ocupada por periodistas y cámaras de televisión. Pero el Ayuntamiento habilitó el Teatro Municipal Juan Prado en el que alrededor de 200 personas siguieron por streaming la sesión (hasta que la técnica dejó de funcionar). No se quisieron perder este pleno políticos de poblaciones cercanas como Manuel Robles, alcalde de Fuenlabrada; Rafael Montoya, diputado regional; Jesús Saiz, portavoz de IUCM en Parla; Ana Álvarez, concejala de Cambiamos Parla;  Alejandro Álvarez y Ruth Pascual, de Ganar Fuenlabrada, entre otros.

Una vez constituida la Mesa de Edad, presidida por Fernando González de la Calle, se procedió a la lectura de la moción de censura y después comenzaron las intervenciones de los portavoces de los grupos políticos.

Faraldos destacó que esta es la primera moción de censura que tienen lugar en la historia del Ayuntamiento, que es perfectamente legal y que ha sido votada por cuatro partidos que entre todos aglutinaron 16.000 votos en las últimas elecciones. Después de criticar la acción de Guillermo Gross al frente del Ejecutivo Local, apostó por la unidad para sacar a Valdemoro de la complicada situación en que se encuentra, tras vivir los peores años de la corrupción y convertirse en el epicentro de la Púnica.

Por su parte, Guillermo Gross, mostró su preocupación por la llegada de la “izquierda radical” al poder en Valdemoro, a los que acusó de obstaculizar su labor durante los últimos meses con el único propósito de hacerse con la alcaldía. Tuvo una mención especial para el PP que tras dejar el consistorio “en una situación crítica” con su actitud caciquil solo ha trabajado para torpedear a Ciudadanos.

Rafael González, de Izquierda Unida, afirmó que en “el año tercero tras la Púnica” hay un tripartido (PSOE, Ganemos e IU) que tratarán de enderezar el rumbo y será un Gobierno que estará a la altura de las circunstancias.

Óscar López, portavoz de Proyecto TUD, acusó al alcalde saliente de no querer llegar a ningún acuerdo de gobernabilidad ni de construir un gobierno inclusivo. Por eso, afirmó, que ésta era la única opción que les quedaba para que se ponga en marcha un plan de acción y de trabajo. Hay que recordar que Proyecto TUD ha votado a favor de la moción pero que no formará parte del Gobierno municipal.

Por parte de Ganemos Valdemoro, intervino Santiago Fernández quien dijo al alcalde que esta moción se la ha ganado a pulso ya que no ha sabido buscar soluciones a los problemas de los vecinos y las vecinas. Así enumeró una serie de problemas que no se han solventado: una auditoria, la limpieza, los presupuestos, los deshaucios… Además Fernández dijo que no podían confiar en Ciudadanos con los que llegaron a acuerdos que después incumplieron.

David Conde, portavoz del PP, lamentó que los 50 asientos del Salón de Plenos no hubieran sido ocupados “única y exclusivamente por vecinos de Valdemoro” y después hizo un repaso de los temas que, a su juicio, no se han hecho como la refinanciación de la deuda.

Por último, intervino Raquel Cadenas, portavoz de Ciudadanos, que quiso poner en valor el trabajo que ha hecho en estos dos años el Equipo de Gobierno formado por cinco concejales de 25. Se refirió a una reducción de la deuda municipal de 8 millones de euros, a la apertura del parque de bomberos o el parking de la estación. Logros, a juicio de la oposición, insuficientes lo que ha hecho que esta moción triunfe y devuelve el bastón de mando municipal al Partido Socialista.

Dejar una respuesta

cuatro × 3 =