Viveros inaugura el curso escolar con exigencias al Gobierno de Cifuentes

El alcalde volvió a reclamar celeridad en el traslado de la Escuela Infantil Charlie Rivel, que adolece problemas estructurales y cuyo proyecto se enmarca en el PRISMA 2009.

COMPARTIR

El alcalde de Coslada, Ángel Viveros, no quiso faltar esta mañana a la inauguración del curso escolar con una visita a la Escuela Infantil Charlie Rivel, donde acuden más de 200 pequeños con edades comprendidas entre los 0 y los 3 años.

Acompañado por el concejal de Educación, Iván López Marina, que se estrenaba en estas lides tras su reciente nombramiento; y por parte del equipo directivo y docente del centro, el mandatario recorrió el vestíbulo, varias aulas y el patio exterior; y aprovechó para mostrar su indignación con la Comunidad de Madrid, a quien volvió a exigir el traslado de estas instalaciones educativas. “El Gobierno regional no cumple con sus compromisos y retrasa, de manera sistemática, la construcción del nuevo edificio que venimos exigiendo y que venía contemplado en el Plan PRISMA del año 2009”, remarcó el regidor socialista. Las citadas instalaciones adolecen de problemas estructurales que hacen necesario su cambio de ubicación a otro solar, pero el Ejecutivo de Cifuentes “todavía no ha licitado la obra”, denunció Viveros.

En la misma línea, el primer edil remarcó que el Ayuntamiento, en cambio, “hace sus deberes” e incluyó una partida presupuestaria de 200.000 euros en las cuentas del pasado ejercicio para la ejecución de cuatro aulas. “No nos vamos a callar, vamos a continuar preguntando en la Asamblea y pediré una reunión con el consejero y con la presidenta, porque no se puede jugar con la ilusión de los más pequeños”, remató.

Por último, el alcalde habló de “total normalidad” en el inicio del año académico, con cerca de 700 pequeños matriculados en las Escuelas Infantiles de la ciudad, y trabajos de mejora y mantenimiento en la mayoría de los colegios públicos. Este ‘lavado de cara’, que ha incluido labores de pintado, arreglos varios y reposición de mobiliario, ha supuesto un desembolso de 400.000 euros. “Solo nos quedó algún pequeño detalle sin importancia que se solventará a lo largo de la mañana relativo a la última granizada que cayó a finales del mes de agosto”, puntualizó López Marina.

Dejar una respuesta

4 × 5 =