Cerca de 26.000 alumnos regresan a las aulas en Torrejón

COMPARTIR

“Normalidad” en el inicio del curso escolar en Torrejón de Ardoz, tal y como confirmó el alcalde, Ignacio Vázquez, durante la inauguración del año lectivo el pasado viernes en las instalaciones del colegio público La Gaviota. El mandatario local, que estuvo acompañado por el director del centro, Juan José Redondo, confirmó que cerca de 26.000 estudiantes, entre Infantil, Primaria y Secundaria, están matriculados en esta localidad del Corredor del Henares. También explicó que las obras de mantenimiento y mejora realizadas en los meses de verano han llegado a su fin en “tiempo y forma”,  y aunque reconoció que no “solventan todos los problemas”, sí son garantía de un ‘arranque’ de temporada en “condiciones de higiene, seguridad y comodidad”.

En cuanto a las novedades, Vázquez detalló la incorporación del IES Isaac Peral a la red de bilingüismo o la inclusión de la modalidad de ‘Artes’ en su homólogo León Felipe. Por otro lado, el colegio Beethoven “asume parte de Secundaria”, concretamente, de 1º a 4º de la ESO. “Quedan cubiertas las necesidades de las familias que, en la mayoría de los casos, han podido elegir centro lectivo”.

Actualmente, Torrejón de Ardoz dispone de 20 colegios, siete institutos, seis escuelas infantiles, cinco colegios concertados y un privado. También  cuenta con un centro de educación especial. “Esperamos contar con dos en un corto espacio de tiempo, es una prioridad para este equipo de Gobierno, y ya hemos cedido la parcela para su construcción”, indicó.

LA GAVIOTA
Por su parte, Redondo destacó que el primer día “siempre es especial”. Además de un menú diferente, tanto en  los desayunos de acogida como en la comida, es una jornada de reencuentros y emoción. “Volvemos a vernos, a saludarnos…  comenzamos juntos esta andudaura”, comentó el director de La Gaviota, donde acudirán alrededor de 630 pequeños este año.

El centro abrió sus puertas en 1974. “Este fue patio de recreo por las mañanas y, por las tardes, se convertía en punto de encuentro para los vecinos, que venían aquí a dar la merienda a sus hijos porque, por aquel entonces, el barrio no disponía de las instalaciones actuales”. Mucho ha llovido desde entonces. Más de 40 años. Cuatro décadas “al servicio del barrio”, dice Redondo con orgullo. “Tengo el honor de decir que hoy tengo alumnos míos en el consejo escolar porque sus hijos están aquí. Eso quiere decir que no lo hacemos mal, que están a gusto con nosotros”.

Dejar una respuesta

12 − Diez =