Pasan a disposición judicial 26 de los detenidos por los altercados de Majadahonda

En la madrugada del sábado, un numeroso grupo de entre 1.000 y 1.5000 personas se enfrentaron a la Policía y la Guardia Civil.

COMPARTIR

Las fiestas de Majadahonda acabaron de la peor manera posible, con una gran altercado producido en la noche del sábado. Hoy han pasado a disposición judicial 26 de los 27 detenidos acusados de desordenes públicos y de atentado contra la autoridad.

Todo comenzó pasadas las cuatro de la madrugada cuando un grupo numeroso de entre 1.000 y 1.500 jóvenes intentaron acceder a una carpa donde actuaba un DJ y que ya estaba cerrada por tener el aforo completo. Ante la negativa a dejarles entrar, algunos comenzaron a protestar y discutir con los agentes de seguridad, incluso se llegó a agresiones físicas. La normativa municipal señala que la carpa tenía un aforo de 8.000 personas, pero que no pueden acceder más de 4.000 por motivos de seguridad.

Ante la avalancha de personas y las fuertes protestas, acudieron tanto la Policía Municipal como la Guardia Civil que tuvieron que actuar para impedir la entrada de los jóvenes. Durante las actuaciones se detuvieron a varias personas, momento en el que comenzó el lanzamiento de objetos contra los agentes.

En total se detuvo a 27 personas de las que 19 de ellas pidieron a los facultativos del SAMUR parte de lesiones, que presentaban heridas superficiales y golpes por lo que la mayor parte de ellos fueron dados de alta en el momento y pasaron a disposición de las autoridades, otros fueron trasladados al hospital Puerta de Hierro con golpes leves.

Entre los agentes hubo 13 guardias civiles heridos y dos policías locales. Alguno de ellos precisó de puntos de sutura y tuvieron que ser atendidos en el lugar de los hechos.

El alcalde de Majadahonda, Narciso de Foxa confirmó que los incidentes se extendieron por “todo el recinto ferial, siempre provocados por las mismas personas” y que las medidas de autoprotección implantadas por el ayuntamiento surtieron efecto y eso hizo que no hubiera heridos de gravedad. Entre ellas está la prohibición de introducir botellas de cristal al recinto ferial.

El regidor también habló de la quema de arizónicas en la zona y desmintió que se produjera por el lanzamiento de algún bote de humo ya que “no había antidisturbios y no se lanzó ninguno”.

También quiso señalar el alcalde que en 14 años solo ha habido en la localidad “dos brotes de violencia”, teniendo en cuenta que en la noche del sábado de las fiestas el recinto ferial recibe la visita de alrededor de 25.000 personas.

“La seguridad hay que tomársela muy en serio. Pero en la carpa la mayoría de las veces o casi siempre no ocurre nada. Y el sábado hasta las 4.40 también fue tranquilo. Vamos a seguir incrementando las medidas de seguridad. Esto no es consecuencia de la carpa, es consecuencia de una serie de personas que no se han conformado con quedarse fuera y quería entrar de forma violen”, afirmó Foxa.

Por último, el alcalde quiso agradecer la actuación de Guardia Civil y Policía Local “han sido un ejemplo de cómo se tienen que hacer las cosas. También agradecer a Cruz Roja por su intervención y la ayuda prestada por toda la noche y a Protección Civil también presentes dentro del dispositivo de seguridad de las fiestas.

:

Dejar una respuesta

5 × dos =