Efusivas despedidas a los guardias civiles destinados a Cataluña por el 1-O

Huelva, Guadalajara, Algeciras, Cantabria… despide a los agentes entre vítores y gritos de “no estáis solos”.

COMPARTIR

El Govern catalán continúa con su desafío independentista y está decidido a celebrar el referéndum de autodeterminación del próximo 1 de octubre pase lo que pase y diga lo que diga la Justicia y el Gobierno de España.

Mientras, el Ejecutivo también se prepara justamente para lo contrario, para tratar que el próximo domingo no se vulnere la ley ni la Constitución y no se celebre la consulta.

Cada una de las decisiones, muchas de ellas fuera de la ley, del Gobierno de la Generalitat y del presidente Puigdemont, han tenido la respuesta del Gobierno de Mariano Rajoy en una ‘lucha’ que parece ya inevitable y que está comenzando a alterar la convivencia y la paz social entre Cataluña y el resto del Estado.

La semana pasada, la Justicia dio los pasos necesarios para anular las leyes de ruptura y del referéndum, aprobadas por la mayoría independentista del Parlamento Catalán. Pero no ha sido suficiente para que Puigdemont anule la consulta. Más bien al contrario, los dirigentes catalanes han utilizado este argumento para lanzar a la calle a miles de independentistas que protestan contra lo que denominan la “vulneración de sus derechos” por parte de España.

A cinco días de la fecha señalada nadie parece dar su brazo a torcer por lo que ya se está trabajando en un amplio operativo policial (formado por Guardia Civil y Policía Nacional) que se unirán a los Mossos para que el domingo 1 de octubre todo lo que tenga que acontecer lo haga en los cauces más normales posibles.

Debido a la “poca colaboración” de los Mossos, el Gobierno ha decidido que sea un coronel de la Guardia Civil, Diego Pérez de los Cobos, quien coordine a todas las Fuerzas de Seguridad del Estado durante el 1 de octubre. Y también ha enviado a Cataluña refuerzos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil para “apoyar a los Mossos d’Esquadra” en el mantenimiento del orden público.

En los últimos días circulan por las redes sociales numerosos vídeos de la despedida que le están dispensando a los cientos de guardias civiles que parten hacia Cataluña. Entre vítores, gritos de ánimo y banderas de España, muchas banderas de España, los agentes son despedidos como si se fueran destinados a una zona de conflicto armado.

Con gritos de “viva la Guardia Civil”, “viva España” o “No estáis solos” numerosas personas se han congregado en las comandancias de la benemérita con el fin de mostrarles su apoyo a los agentes y de plasmar su rechazo a todo lo que está ocurriendo en Cataluña.

Éstos son algunas de las concentraciones que han tenido lugar en Huelva, Guadalajara, Algeciras o Cantabria:

 

Dejar una respuesta

diecinueve − 2 =