La mayoría silenciosa catalana inunda las calles de Barcelona

Societat Civil Catalana, convocante de la marcha, cifra en un millón la participación

COMPARTIR

El domingo 8 de octubre puede marcar un antes y un después en el conflicto catalán. Todos hablaban de la mayoría silenciosa, esa parte ‘invisible’ de la sociedad catalana que no quiere ni oír hablar de la independencia de Cataluña, pero no terminaba de aparecer por ningún lado, quizás por miedo o por no buscarse problemas. Pero ayer, esa gran parte de la ciudadanía catalana inundó las calles de Barcelona convocados por Societat Civil Catalana con el lema de ‘Recuperem la Seny’.

Miles y miles de personas ataviadas con banderas de España, de Cataluña y de Europa mostraron su rechazo profundo a los planes del president Puigdemont y del Gobierno de la Generalitat de declarar la independencia de forma unilateral, en contra de la ley y con la excusa de los datos de un referéndum carente de las más mínimas garantías democráticas para ser tenido en cuenta.

No es momento de entrar en una lucha de cifras. Da igual si ayer salieron a las calles 350.000 personas como afirmó el Ayuntamiento de Barcelona o si fueron un millón como afirmaron los convocantes. Lo realmente importante es que ayer se hizo visible que no todos los catalanes abogan por la independencia ni están detrás del president de la Generalitat en su loco camino hacia la autodeterminación.

En un ambiente festivo que en nada envidia al de las últimas diadas y manifestaciones independentistas, los ciudadanos mostraron su inquietud por todo lo que está ocurriendo estas semanas. Todos saben que su parlamento podría proclamar mañana una declaración de independencia unilateral, pero nadie sabe cuales serán las consecuencias. Solo se han empezado a atisbar lo que podría ser con la marcha de los dos grandes bancos catalanes de la Comunidad, el Sabadell y Caixabank, y también con el cambio de sede de varias de las más importantes empresas catalanas.

Junto a catalanes y catalanas también estaban numerosos ciudadanos de otras partes de España que acudieron a la capital catalana para decirle a Puigdemont, a Junqueras y a los independentistas que no quieren una España sin Cataluña.

En las primeras filas de la manifestación se situaron varios de los políticos asistentes como la ministra de Sanidad, la catalana Dolors Montserrat; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y el delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo, así como varios representantes del PP, Cs y PSC.

Así, representaron a los populares, entre otros, el presidente del partido en Catalunya, Xavier García Albiol; el vicesecretario de Autonomías, Javier Arenas; la vicesecretaria de Estudios, Andrea Levy, y el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado.

Por parte de Cs, las caras más visibles fueron las de su presidente, Albert Rivera, y la de su líder en Catalunya, Inés Arrimadas, a quienes han acompañado los portavoces en el Congreso y en el Parlament, Javier Villegas y Carlos Carrizosa, entre otros.

Los socialistas catalanes no participaban como partido pero sí llamaron a ir, y se pudo ver al secretario de Organización y portavoz del PSC, Salvador Illa, y al secretario segundo de la Mesa del Parlament, David Pérez, en la cabecera, además del exministro Celestino Corbacho.

Dejar una respuesta

4 × cuatro =