Comienza la semana del 155

El presidente del Gobierno ya anunció el pasado viernes la puesta en marcha de este mecanismo nunca antes utilizado.

COMPARTIR

Se le acabó el tiempo a la Generalitat de Catalunya. Carles Puigdemont ya ha agotado todas sus posibilidades de dar marcha atrás en el proceso independentista y el Gobierno Central ha puesto en marcha el mecanismo del artículo 155 de la Constitución para tomar el control de la Autonomía Catalana.

Esta semana, una comisión conjunta propondrá el texto final que se votará en el Senado el próximo viernes y que supondrá, de facto, el control absoluto del Gobierno Central de las instituciones catalanas. Serán 27 miembros elegidos por los grupos parlamentarios entre sus representantes en las comisiones General de las Comunidades Autónomas y el Constitucional los que deberán hacer los trabajos previos de cómo se articula el mecanismo constitucional. 15 pertenecen al PP, 6 al PSOE, 2 a Unidos Podemos y 1 para los grupos nacionalistas.

El viernes ese texto debe ser expuesto en la Cámara territorial y con toda seguridad será aprobado con la mayoría absoluta del PP, pero también apoyado por los senadores del PSOE y de Ciudadanos. Con este, el respaldo del Gobierno a esta inédita medida será muy amplio.

Tras la autorización del Senado, las medidas que anunció Mariano Rajoy el pasado viernes se pondrán inmediatamente en marcha.

En primer lugar, se va a solicitar el “cese del presidente de la Generalitat de Cataluña, del vicepresidente y de los consejeros que integran el Consejo de Gobierno de la Generalidad de Cataluña”, destacó Rajoy. “El ejercicio de dichas funciones -continuó- corresponderá a los órganos o autoridades que a tal efecto cree o designe el Gobierno de la nación, en principio, la idea será la de que los Ministerios asuman esta responsabilidad a lo largo del plazo en el que dure esta situación excepcional”.

También señaló que la Administración de la Generalitat de Cataluña “continuará funcionando como organización administrativa ordinaria”, aunque “actuará bajo las directrices de los órganos o autoridades creados o designados por el Gobierno de la Nación”.

Mariano Rajoy agregó que la facultad de disolver “el Parlamento de Cataluña pasa al presidente del Gobierno” y que “en un plazo máximo de seis meses” deberán celebrarse elecciones. No obstante, aclaró que su voluntad es “hacerlo tan pronto como recuperemos la normalidad institucional”.

En cuanto al Parlamento catalán, “ejercerá la función representativa que tiene encomendada”, pero también se propone una serie de medidas de control “para garantizar que se haga con pleno respeto al Estatuto de Autonomía de Cataluña y a la Constitución”. Entre otras cosas, no podrá proponer ningún candidato a la Presidencia de la Generalitat ni celebrar ninguna sesión de investidura ni tomar decisiones contrarias a la legalidad constitucional.

En cualquier caso, el presidente Rajoy aclaró que “no se suspende la autonomía ni el autogobierno de Cataluña; se cesa a las personas que han puesto ese autogobierno fuera de la ley y de la Constitución y del Estatuto”. Es decir, se recupera el autogobierno “para la legalidad y para la convivencia de todos los catalanes, no solo los independentistas.

El presidente del Gobierno apuntó que todas estas medidas “han sido acordadas con el Partido Socialista y con Ciudadanos”. Según dijo, este apoyo debe interpretarse “como un apoyo a la ley, al Estado de derecho, a nuestra Constitución y a los valores en los creemos y que nos han hecho grandes”.

Dejar una respuesta

dieciocho − diecisiete =