Día uno después del 155

COMPARTIR

Tras la votación de la Declaración de Independencia en el Parlamento de Cataluña y la puesta en marcha del artículo 155 de la Constitución por el que se cesó a todo el Govern catalán y se convocaron elecciones para el próximo 21 de diciembre, hoy lunes se abre una nueva etapa en Cataluña.

Los ministros del Gobierno de España, con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría a la cabeza, contactaran hoy mismo con los segundos y terceros niveles de cada una de las consejerías para saber la predisposición de los funcionarios a colaborar y para saber si seguirán cumpliendo sus funciones. Todos los escenarios están abiertos. Las órdenes que se les va a trasladar es que en este periodo excepcional hasta los comicios de diciembre lo importante es que la dinámica diaria de la Generalitat debe centrarse en el servicio de los ciudadanos. No se darán órdenes políticas y lo que se quiere es que se siga la línea de trabajo ordinaria, dando prioridad a los temas más urgentes.

Pero también está sobre la mesa la posibilidad de que los ministros se encuentren con la ‘resistencia’ de estos niveles y haya que llevar a cabo cesiones masivas y elegir a otras personas que trabajen dentro de la legalidad de la Constitución y del Estatuto de Cataluña.

Algunos de los consellers cesados el pasado sábado han acudido a sus despachos, como el ex titular de Territorio, Josep Rull que ha subido una foto a su cuenta de Twitter en la que se le ve ‘trabajando’ como si nada hubiera pasado. Los Mossos D’Esquadra tienen órdenes de que se les deje entrar, pero solo para recoger sus efectos personales. Así lo han hecho algunos de los 140 altos cargos cesados, que también han aprovechado para despedirse de sus colaboradores.

El Gobierno ha advertido a aquellos consejeros y altos cargos cesados que si continúan con sus atribuciones pueden ser imputados por usurpación de funciones.

LOS PARTIDOS INDEPENDENTISTAS ESTUDIAN SU POSICIÓN ANTE LAS NUEVAS ELECCIONES

Mientras tanto, los partidos independentistas PdCAT, ERC, CUP, estudian qué posición tomarán ante las elecciones autonómicas convocadas por Rajoy el pasado viernes. Las primeras horas después de la decisión algunos abogaban por no presentarse a los comicios pero esta postura es muy arriesgada. Tanto si deciden presentarse o no, las elecciones se producirán y si no concurren quedarán fuera de la representación de las instituciones catalanas. Su única vía sería en esas circunstancias intentar poner en marcha una Administración paralela, pero sin recursos económicos ni el altavoz de los medios de comunicación que han tenido durante los últimos años.

Por ello, pasado el primer shock, parece que todos están dispuestos a presentarse a las elecciones aunque ello implique aceptar las normas constitucionales que llevan años negando. Si deciden presentarse, su segunda decisión será en qué condiciones lo hacen. Tienen la opción de hacerlo por separado o nuevamente presentarse en una coalición frentista ante los partidos constitucionalistas.

Esta última opción parece también difícil ante las grietas abiertas por estos partidos en los últimos meses. Lo que parece claro es que no tendrán mucho tiempo ya que el próximo 7 de noviembre se debe presentar ante la Junta Electoral toda la documentación.

LOS PARTIDOS CONSTITUCIONALISTAS EUFÓRICOS TRAS LA MANIFESTACIÓN DE AYER

Ciudadanos, Partido Popular y PSOE estuvieron presentes en la marcha convocada ayer domingo por Societat Civil Catalana que reclamaba una Cataluña dentro de España y de Europa. Ahora son estas formaciones las que piden votar y hacen un llamamiento a toda la ciudadanía para que acudan a votar el próximo 21 de diciembre.

Lo que ya parece claro es que las decisiones tomadas por el Gobierno de España con el apoyo de socialistas y Ciudadanos ha cambiado el paso a los independentistas que ahora se encuentran en una encrucijada.

Las encuestas ya hablan que por primera vez en mucho tiempo las elecciones podrían suponer un vuelco y dejar a los independentistas fuera del poder.

La respuesta será en diciembre y sería deseable que esta grave crisis constitucional comience a resolverse. El próximo año, el 2018, sería una ocasión de oro para que se comience a discutir la reforma de la Constitución para impulsar el régimen del 78.

Dejar una respuesta

uno × 5 =