El Partido Popular sigue perdiendo apoyos según el CIS

Ciudadanos por su parte continúa su crecimiento y se sitúa con el 17,5% a tan solo un punto de Unidos Podemos.

COMPARTIR

El Centro de Investigaciones Sociológicas ha publicado hoy el barómetro de octubre en el que se incluye la estimación de voto de los partidos políticos en unas futuras elecciones generales. Los datos siguen confirmando la caída de apoyos del Partido Popular que, aunque sigue siendo la primera fuerza política, se aleja a pasos agigantados del 33% que consiguió en las elecciones de junio del 2016. Según el CIS el PP obtendría ahora un 28%, cayendo ocho décimas del resultado obtenido en el estudio de julio.

El único partido que gana apoyos es Ciudadanos que se sitúa con el 17,5% de apoyo a tan solo un punto de Unidos Podemos que al igual que el PP sigue en caída.

Por su parte, el Partido Socialista, después de la reelección de Pedro Sanchez como secretario general se mantiene en el 24,2% unas décimas menos que lo que consiguió en el CIS de julio y por encima del 22,7% cosechado en los últimos comicios generales.

El resultado de este barómetro está incluido por parte de los acontecimientos vividos en España a raíz de la crisis catalana. La encuesta se realizó entre el 2 y el 11 de octubre cuando se había realizado ya la consulta ilegal de independencia en Cataluña, con los consiguientes altercados con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. También había salido en televisión el Rey Felipe VI para exigir el cumplimiento de la ley y se habían producido las primeras consecuencias judiciales (la declaración ante la Audiencia Nacional del mayor de los Moscos, José Luis Trapero; y de los líderes de ANC y Omniun). Sin embargo no se había activado aún el artículo 155 de la Constitución que supuso el cese del Govern catalán y la ‘huída’ de Puigdemont a Bruselas, ni el encarcelamiento de parte de los consejeros del Ejecutivo autonómico entre los que se encuentran Oriol Junqueras.

Para Pablo Casado que forma parte de la dirección nacional del partido, las decisiones que toma el Gobierno no están influidas por un posible castigo electoral sino que se basan en la responsabilidad de cumplir y hacer cumplir la ley.

Este estudio demoscópico muestra que el partido que lidera Albert Rivera continúa recogiendo el apoyo de una parte de la sociedad cansada del conflicto catalán. Por su parte, este mismo conflicto penaliza a Unidos Podemos en plena crisis con la dirección catalana tras la dimisión de Dante Fachín y parte de su ejecutiva que defiende la posición de los independentistas catalanes. Es obvio que eso penaliza y mucho en el resto del Estado.

Dejar una respuesta

5 × 5 =