El director de la Policía nombra subinspectora a su asesora

COMPARTIR

Paloma Morales, la mano derecha del director general de la Policía Municipal de Madrid, Andrés Serrano, ya ha sido nombrada subinspectora del Cuerpo en una resolución del día 5 de enero de 2018 y que fue publicada ayer en el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid (Boam). La asesora de Serrano culmina así un ascenso meteórico, que fue denunciado por este periódico desde noviembre de 2015, cuando al poco tiempo de asumir Serrano la jefatura del Cuerpo municipal ya la ascendió de oficial al Grupo Especial de protección (GEP). Ya entonces habían surgido en el Cuerpo las primeras tensiones porque criticaban que Serrano sólo promocionaba a los «suyos». Después surgió la polémica con las plazas de subinspector.

Salieron 12 plazas hace casi cuatro años y, entre los funcionarios policiales que se presentaron, estaba Morales. Aunque el Tribunal Calificador consideró en enero de 2015 que no cumplía los requisitos pertinentes y no la aprobó, ella recurrió. Primero contra el tribunal examinador, que volvió a pronunciarse de forma negativa en un decreto firmado en mayo de 2015 (cuando aún estaba el PP en el Ayuntamiento).

Su suerte comenzó a cambiar con la llegada de Ahora Madrid al Gobierno municipal. Concretamente, cuando su compañero Andrés Serrano asumió al jefatura del Cuerpo. Morales decidió recurrir su suspenso por la vía judicial y le fue bien porque, al contrario que en la mayoría de los casos, ningún representante legal del consistorio se presentó en el juicio para exponer los argumentos de no considerarla apta para el puesto.

Así, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 28 de Madrid estimó el recurso de la entonces oficial de Policía, en una sentencia fechada a 23 de noviembre de 2016. Como denunciaron en su día otros mandos policiales, aquí llegó la segunda «dejación» por parte del Ayuntamiento, ya que se suele recurrir las sentencias cuando les son desfavorables, sobre todo, este tipo de cuestiones de personal. Pero Morales tampoco se encontró entonces con ningún recurso, por lo que el 28 de diciembre de 2016, el mismo juzgado considera firme la sentencia y acuerda remitirla al Área de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, dirigida por Javier Barbero, para su ejecución. Así, en cuanto la Dirección de la Policía Municipal recibe la notificación judicial, emite una resolución por al que ejecuta la sentencia.

Tras hacer las preceptivas prácticas, Morales ya es subinspectora del Cuerpo de Policía Municipal de Madrid y se convierte así en al primera mujer que saca esta plaza por oposición.

Quienes critican el ascenso de Morales y las facilidades con las que se ha ido encontrando –a diferencia de otros compañeros– a lo largo de este proceso sostienen que el objetivo último será nombrarla inspectora jefa para que el Gobierno de Manuela Carmena se apunte el «mérito» de nombrar a la primera mujer jefa de este Cuerpo policial.

Dejar una respuesta

veinte − 1 =